Buenos Aires, 19/10/2017, edición Nº 1800

El fotógrafo Eduardo Grossman inauguró una muestra sobre Roberto Arlt

Es en la "Biblioteca Ricardo Güiraldes", ubicada en la calle Talcahuano 1261. Se puede visitar gratis de lunes a viernes entre las 10 y las 20.

(CABA) En su tiempo, muchos hombres de letras le dedicaron a Roberlto Arlt adjetivos como “desprolijo” e “inculto”. Su prosa estaba más cerca de lo popular que del preciosismo y no evitaba el lunfardo. Aunque era preciso y potente, lo cuestionaban. Sin embargo, años después de su muerte, los escritores argentinos más consagrados -junto con los lectores- lo elevaron al nivel de autor fundamental. Ricardo Piglia señaló, incluso, que fue Arlt quien inauguró la “novela argentina moderna”, al quebrar los lenguajes narrativos propios de su época. El miércoles se cumplieron 75 años de su muerte y, para celebrarlo, una muestra de fotografías de Eduardo Grossman lo evoca.

“El juguete rabioso, una de sus grandes novelas, fue para mí una lectura inicial. Siempre me convocó esa ciudad oscura en sus textos y esos personajes destinados al fracaso”, dice el artista, que también trabajó en el periodismo gráfico -fue fotógrafo y editor en Clarín durante 18 años- y en publicidad. Grossman acaba de inaugurar la exposición en la Biblioteca Ricardo Güiraldes. Allí se ven doce fotos que retratan sueños y delirios tomados de los relatos del autor, realizados en escenarios de la Ciudad que recuperan aquella Buenos Aires en decadencia en la que vivió y escribió el escritor, particularmente en la década del ‘30.

Como base para la serie de imágenes, Grossman estudió las novelas El juguete rabiosoLos siete locosLos lanzallamas y El amor brujo. “Fue un trabajo sobre los textos. Después de unas cuantas lecturas, esto derivó en una interpretación de los sueños de los personajes de las novelas; busqué representar las fantasías de los protagonistas que dibuja Arlt”, explica el reconocido fotógrafo.

Si bien las imágenes se tomaron en 1999, en el marco de una serie más amplia que se vio en el Centro Cultural Recoleta, las doce que se exhiben ahora en la biblioteca porteña permanecieron inéditas. Cada foto está acompañada con un extracto de alguna de las obras a la que hace referencia.

“Para tomarlas, llevé adelante un concepto de ilustración, una cosa atípica en mi trabajo autoral. Se hizo una producción al estilo cinematográfico: se buscaron locaciones y hubo un casting con actores para cada imagen”, explica el fotógrafo. Así, cada fotografía puede transportar al mundo que creó Arlt.

¿Por qué el interés por este autor que retrató a una Buenos Aires dura, adversa? Grossman señala: “En los textos de Arlt está la punta del ovillo para entender una ciudad apocalíptica, una ciudad pesada. No se presenta como un autor amable, sino que va descubriendo los lados oscuros. No tengo dudas de que su obra sigue teniendo vigencia”.

La colección de fotos sirve para revivir novelas que se convirtieron en clásicos y, en el caso de los más jóvenes, puede funcionar como una puerta de entrada a esos textos.

De origen humilde, hijo de padre prusiano y madre austríaca, Arlt fue un autodidacta. Si de escribir se trataba, cubrió casi todas las experiencias: publicó novelas, cuentos y teatro, además de destacarse como periodista. En este último rubro, fue cronista de la sección Policiales del diario El Mundo y tejió las célebres Aguafuertes porteñas -más de 1.500-, relatos costumbristas que narraban hechos poco comunes y la vida en áreas marginales de la gran ciudad sin aferrarse a la corrección política. Una de las aguafuertes más recordadas se tituló He visto morir y narró el fusilamiento del anarquista Severino Di Giovanni, que junto con otros periodistas, Arlt presenció en 1931.

Como autor de ficción, construyó frescos de una época convulsionada en clave existencialista. Sus textos son dramas humanos individuales y, a la vez, una crítica social.

Ahora será la oportunidad para reencontrarse con el autor. Con entrada gratuita, el ciclo que se inaugura en la biblioteca de Retiro también tendrá un programa de conferencias, que repasará la obra de Arlt, todos los miércoles de agosto. También, los jueves, se proyectarán películas que reflejan su trabajo. Una mirada completa sobre su narrativa.

El escritor se fue joven, a los 42 años. Tal vez no llegó a imaginar el peso que tomaría su figura.

FICHA

Sueños rabiosos, homenaje a Roberto Arlt.

Serie de fotos de Eduardo Grossman. En la Biblioteca Ricardo Güiraldes, Talcahuano 1261. Se puede visitar, gratis, de lunes a viernes, entre las 10 y las 20.

Charlas y conferencias. Todos los miércoles de agosto, desde las 19, escritores disertarán sobre la obra del autor.

Cine. Los jueves de agosto, desde las 18, ciclo de películas basadas en su trabajo.

MG

FUENTE CONSULTADA: CLARÍN

Comentarios

Ingresa tu comentario