Buenos Aires, 17/11/2017, edición Nº 1829

Fotografía cumbiera en Recoleta

El fotógrafo Silvio Fabrykant presenta su exposición Movida y tropical en el C.C Recoleta. (CABA) No fue su vida, no fue su pasión, pero Silvio Fabrykant terminó sacándoles fotos a los cumbieros. No le daba el perfil. Por eso, cuando allá por el 89 Jorge Guinzburg le llevó a su estudio a Las Primas, el representante del grupo dudó: “¿Este tipo tan fino qué puede hacer?”, pensó. Se lo contó...

El fotógrafo Silvio Fabrykant presenta su exposición Movida y tropical en el C.C Recoleta.

movida-y-tropical-de-silvio-fabrykant

(CABA) No fue su vida, no fue su pasión, pero Silvio Fabrykant terminó sacándoles fotos a los cumbieros. No le daba el perfil. Por eso, cuando allá por el 89 Jorge Guinzburg le llevó a su estudio a Las Primas, el representante del grupo dudó: “¿Este tipo tan fino qué puede hacer?”, pensó. Se lo contó al fotógrafo ahora, que Fabrykant tiene veinticinco años de fotos de músicos y está exponiendo parte de esa producción –101 imágenes– en el Centro Cultural Recoleta. La muestra se llama Movida y tropical y está hasta el 3 de agosto.

Fabrykant (Buenos Aires, 1945) no se metió de cabeza en el mundo de la cumbia, pero le siguieron llegando encargos. Hizo fotos para muchas tapas de discos. Y de cada sesión se fue “robando” algunas para su propio archivo. Son estas.

¿Qué tengo que ver con la cumbia? Soy en cuanto a música bastante inculto, soy de la época de Benny Goodman y Glenn Miller. Cuando vienen los cumbieros me hago fotos con ellos, trato de que se sientan bien, que me canten… y cuando vienen los políticos es más o menos lo mismo.” En la muestra quería conseguir un golpe de color. Por eso, las fotos tienen más o menos el mismo tamaño. Menos una: la de ella, la de Gilda.

Hay muchas caras que hacen mover los pies de sólo verlas. Aparece Pocho La Pantera, atención al “hijo de Cuca”; Alcides… “no la dejes ir, no la dejes ir, por qué, te lo digo yo”; Ricky Maravilla… “Cuidado con la bombachita”; Leo Mattioli; Lía Crucet; Ráfaga y muchos más. “Son las fotos que me parecen más representativas dentro de este mundo que desconozco”, dice el fotógrafo. “Las hago en el estudio, creo que una sola vez me subí al escenario. Y otra vez fuimos a La Cava, porque el grupo era de ahí”.

Dice que los consagrados están bien, pero que no se trata de eso. Lo que él ve es “un golpe de luz y color… y actitudes. ¿Qué busco? Yo no busco nada, saco fotitos”.

La muestra iba a tener música, al final no la tiene. Pero para recorrerla no está mal tener un compilado y un par de auriculares y no, no arrepentirse de ese amor.

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario