Buenos Aires, 21/07/2017

Fernando Straface: “La resiliencia es central para la agenda urbana”

El Secretario General de Gobierno y Relaciones Internacionales de la Ciudad asegura que “toda estrategia de resiliencia reclama un gobierno inteligente”.

Escribe Fernando Straface, Secretario General de Gobierno y Relaciones Internacionales de la Ciudad

(CABA) La historia de Yusra Mardini, que escapó de Siria en un bote inflable, nadó más de tres horas por su vida y el mes pasado compitió en el equipo de Atletas Olímpicos Refugiados, es la mejor imagen de la resiliencia. La resiliencia no es solo la capacidad de sobreponerse a situaciones adversas, sino fundamentalmente la capacidad de salir fortalecidos luego de esa adaptación. La resiliencia es central para la agenda urbana. El crecimiento y el retorno masivo de las personas a las ciudades trae consigo nuevos desafíos, que exceden la agenda de la infraestructura y exigen que gobiernos y ciudadanos trabajen juntos para diseñar soluciones e identificar oportunidades. Las ciudades son hoy las unidades políticas donde el futuro llega primero.

La resiliencia urbana es una estrategia de desarrollo que sirve para procesar desafíos tan diversos como la intensificación del flujo de personas, o nuevas formas de economía colaborativa que surgen y ponen en crisis las regulaciones existentes.

El lente de la resiliencia recorre las discusiones que van desde cómo contrarrestar los efectos de desastres naturales como el terremoto en Christchurch, en Nueva Zelanda, hasta cómo lidiar con el desempleo en Montevideo, Uruguay. Toda estrategia de resiliencia reclama un gobierno inteligente, que reconoce que no tiene todas las respuestas y que encuentra en la co-creación con la sociedad mecanismos de priorización de situaciones críticas y soluciones alternativas con sentido estratégico. También necesita un gobierno responsable, que entiende que el ciudadano lo interpela constantemente, y por eso asume compromisos concretos y facilita su seguimiento.

Uno de los activos más importantes en esta estrategia es la innovación. Los jardines verticales, por ejemplo, son respuestas con enfoque de resiliencia a la escasez de espacios verdes que aqueja a las grandes ciudades. Una respuesta resiliente es capaz de transformar el origen de un problema en el origen de su solución, o bien responder a múltiples problemas con una misma política.

Eso ocurre con la Escuela del Siglo XXI, en el barrio Parque Donado de la Ciudad, que busca resolver problemáticas educativos al tiempo que prioriza la eficiencia energética, la sustentabilidad y el cuidado del medioambiente. La integración de aulas a espacios circulatorios las convertirá tanto en áreas de recreación como de formación pedagógica, ampliando sus horizontes y posibilidades de intercambio, potenciando, de este modo, la creatividad y la invención. Una ciudad resiliente es una ciudad integrada, incluyente y conectada. En esta línea, la reconstrucción de viviendas y la reubicación de la autopista Illia para transformarla en un parque constituyen una de las principales apuestas para transformar el Barrio 31.

Santa Fe capital y la Ciudad de Buenos Aires integran la Red de 100 Ciudades Resilientes, una iniciativa internacional que apoya a ciudades de todo el mundo a tornarse más resilientes a los crecientes desafíos físicos, sociales y económicos del siglo XXI. Construir resiliencia es administrar el presente con la mirada en el futuro. Las ciudades resilientes se preparan para que las contingencias no generen daño permanente en la sociedad, especialmente en los sectores más vulnerables. NR

Fernando Straface3

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario