Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Federico Prada previene futuras enfermedades con un análisis genetico

El director de la Licenciatura en Biotecnología de la UADE, se hizo un análisis genético, una alternativa para prevenir posteriores malestares.

(CABA) Se trata de un examen de saliva que analiza las variantes y/o mutaciones genéticas presentes en la persona para saber si es portadora sana o enferma de un gran número de enfermedades genéticas. Por ende, puede convertirse en un buen pronosticador del futuro estado de salud, ya que indica cuál es su probabilidad de adquirir o manifestar una determinada patología. También se accede a información sobre los orígenes de los antepasados en relación a su ubicación geográfica, y a datos sobre personas de todo el mundo que tienen un ADN similar, por si acaso uno quiere contactarlos, formando una suerte de red social basada en genes.

“Si bien en el futuro esta comunidad podría ser útil para poder llevar a cabo un determinado tratamiento, por el momento su función es solo lúdica”, explica Federico Prada, director de la Licenciatura en Biotecnología y Bioinformática de Fundación UADE.

Prada se realizó el test de 23&Me y está contento. “No me puso más obsesivo, a pesar de que soy un poco hipocondríaco”, dice. Según cuenta, su informe arrojó que tiene un riesgo aumentado de padecer cáncer de próstata y estómago. “Me tranquiliza saberlo, y como consecuencia, programo más asiduamente visitas al médico para que me solicite los estudios pertinentes”.

Omar Pivetta, médico especialista en genética médica y profesor de genética de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, comenta que existen numerosas anécdotas de malas lecturas de los informes sin evaluar las condicionantes de esta interpretación, o decisiones reproductivas en los casos de ser potador de una patología autosómica recesiva, como la fibrosis quística, ignorando que se necesitan que los dos miembros de la pareja sean portadores para tener una probabilidad en cuatro para tener un hijo afectado.

Por el momento, los servicios como el de 23&Me son una herramienta para personas curiosas. Por eso, no haría una recomendación especial a terceros”, dice Prada. En tanto, Pivetta recuerda que como este tipo de datos influye en la persona que se realiza el estudio y en sus familiares, el manejo de la información debe darse exclusivamente dentro del sistema de salud, ya que si es accedida por terceros, el individuo estudiado podría ser víctima de todo tipo de discriminación.

Comentarios

Ingresa tu comentario