Buenos Aires, 22/10/2017, edición Nº 1803

Fascinación por padres atractivos en las redes sociales

La moda de los DILFs.

Los DILF (“papás con los que me acostaría”) son hombres atractivos que han sido padres jóvenes y cuyas habilidades paternales quedan a la vista. De qué se trata este nuevo término que es sensación en las redes.

David Beckham con su hija Harper

(CABA) Desde la década de los 90, y propagándose como el fuego en sus últimos años a raíz del éxito de la saga American Pie, el término ‘MILF’ ha pasado a formar parte de el vocabulario popular; ya no solo en Estados Unidos, donde se acuñó, como a lo largo y ancho del globo terráqueo. Para aquellos que no hayan tenido el placer de visionar la saga o que hayan vivido apartados de toda civilización en los últimos años, una ‘MILF‘ –por las siglas ‘Mother I’d Like to Fuck’ del inglés ‘Madre con la que me acostaría”– no es más que una mujer con hijos casada o no, es irrelevante, que conserva la capacidad de levantar pasiones entre los varones más jóvenes, generalmente impersonados por los amigos de sus propios hijos.

Desde la señora Robinson del Graduado de Charles Webb, pasando por la propia madre de Stifler de la citada American Pie o por qué no, la madre de José a la que le cantaba El canto del loco, la presencia de las MILF en la cultura contemporánea está a la orden del día. Es por esto que el sector femenino también ha encontrado la necesidad de buscar su propio término para denominar a los miembros del sexo contrario que cumplían con estas características; y así ha llegado la fiebre de los DILF.

Con el reciente nacimiento de la primera hija de Ryan Gosling, los DILF (padres con los que me acostaría) han sufrido el definitivo empujón para instaurarse en la cultura de masas. Prueba de ello es la flamante aparición de ‘DILFs of Disneyland’, una cuenta de Instagram que se define a sí misma como el “lugar más feliz de Instagram”. En ella, y desde el mes de agosto cuando vio la luz, se recopilan diariamente fotografías tomadas en Disneyland y California Adventure en las que podemos contemplar un sinfín de desconocidos y atractivos padres pillados en un momento álgido de actitud paternal. Ya sea conduciendo un carrito de bebé, portando a su hija pequeña en brazos o subido encima de un personaje Disney en una atracción infantil solo por contentar a sus retoños; la cuenta se aleja de lo que en principio podría parecer un siniestro espionaje a desconocidos para convertirse en una conmemoración de la paternidad. Y parece que la idea ha cuajado entre los usuarios de la red social, ya que su éxito ha sido arrollador, contando entre sus filas con casi 150.000 seguidores en menos de un mes y medio de vida.

brad pitt hijos

Pero ¿qué es lo que hace a un padre cualquiera ser concebido como un DILF? Aparte del obvio componente físico, la denominación DIL no queda excluida a un mero plano sexual, de hecho esto es probablemente lo último a tener en cuenta. El DILF por excelencia es un hombre que ha sido padre joven, dedicado a sus hijos y cuyas habilidades paternales quedan patentes: lleva a su hijo en brazos con seguridad aplastante, no le importa ponerse en ridículo para complacer a sus pequeños, es atento con ellos o con su mujer y lo más importante, disfruta siendo ese padre perfecto que todo el mundo percibe desde el exterior. David Beckham, Brad Pitt, Cam Gigandet, Ryan Phillippe o los españoles Hugo Silva y Xabi Alonso son solo algunos ejemplos de una larga lista de DILFs que hacen suspirar a mujeres y hombres de medio mundo.

Sin embargo, no deja de ser llamativo que un término que debería estar destinado a denominar la versión masculina de las MILF, tenga en realidad tan poco que ver con el mismo. Mientras que, para el hombre, el atractivo de las madres reside prácticamente en su totalidad en la parte física y sexual de ésta y en el hecho de lo prohibido o arriesgado de mantener una relación con “la madre de”, obviando por completo su verdadera faceta como madre; en el caso de los DILF el atractivo es en parte el contrario. No hay tanta sexualización, sino admiración por la capacidad del hombre de cumplir a rajatabla y con dedicación con sus deberes como progenitor. Una contraste entre el morbo de unas y la ternura de otros que deja ver que, en temas de igualdad, todavía queda un largo recorrido hasta que el hombre consiga entender como estimulante el hecho de que una mujer sea madre.

Fuente: elpais.com

Comentarios

Ingresa tu comentario