Buenos Aires, 23/10/2017, edición Nº 1804

Falleció la mujer policía que luchaba por su vida tras un robo en Quilmes

Es una oficial subinspector a la que asaltaron cuando dejaba a un compañero de trabajo en su casa.

(PBA) Tras terminar la jornada laboral en Dirección de Operaciones contra el crimen Organizado de la Bonaerense, la oficial subinspector Abigail Alvarez (29) decidió alcanzar a su compañero de trabajo hasta su casa de Quilmes Oeste. Cuando llegaron a la vivienda, dos ladrones intentaron robarle el Ford Fiesta Kinetic gris. La mujer se defendió a los tiros, pero recibió un disparo y, tras agonizar por tres días, en las últimas horas murió.

Fuentes policiales informaron que Alvarez había recibido un disparo en el cuello que le perforó el pulmón derecho y le salió por la espalda y que, tras permanecer internada en grave estado, falleció en el hospital de San Francisco Solano.

Nacida en la Nochebuena de 1987 y vecina de Avellaneda, la subinspector hacía 9 años y 6 meses que estaba en la Bonaerense y actualmente se desempeñaba en la dirección que pertenece a la Superintendencia de Investigaciones de tráfico de drogas ilícitas, indicaron las fuentes.

Todo ocurrió la madrugada del jueves pasado, cerca de la 1.50, en el cruce de la avenida Santa Fe y M. L. Martínez, en la localidad de San Francisco Solano, cuando la oficial Alvarez fue atacada por dos ladrones armados que la amenazaron para robarle su auto Ford Fiesta Kinetic gris.

Alvarez, que estaba acompañada por otro policía al que llevaba a su casa después del trabajo, se defendió al robo y enfrentó a los asaltantes. En medio del tiroteo, la subinspector recibió un disparo y, tras el ataque, los asaltantes escaparon del lugar en el auto de la oficial. El coche luego fue incendiado y abandonado en un descampado de Bernal.

Mientras, Alvarez fue trasladada de urgencia al Hospital de San Francisco Solano en el auto de un vecino, donde quedó internada en estado delicado.

En base a imágenes de cámaras de seguridad y un identikit elaborado por testigos, los investigadores identificaron a cinco sospechosos y ordenaron cinco allanamientos. Durante los operativos fueron detenidos dos jóvenes, de 24 y 27 años. En su poder secuestraron una pistola Bersa calibre 22, sin numeración visible, con seis cartuchos intactos.

Diego, un vecino que también es policía, relató a la prensa tras el ataque que escuchó “unos disparos”, por lo que salió con su arma a la calle y alcanzó a ver a un hombre subirse a un auto e irse. “Veo a la chica tirada, la compañera de mi vecino que también es policía. Fuimos a ayudarla, la metimos en el auto y la llevamos al hospital, llegó casi inconsciente”, señaló Diego. El vecino agregó que “hubo entre ocho y doce disparos” y que se trató de “un robo al voleo”.

MG

FUENTE: CLARÍN

Comentarios

Ingresa tu comentario