Buenos Aires, 22/11/2017, edición Nº 1834

Ezeiza: hallaron un caparazón gigante que podría ser de un gliptodonte

Ocurrió en la ciudad de Carlos Spegazzini; vecinos lo habían confundido con una goma de automóvil.

(PBA) Un huevo de un metro de largo y dos metros de diámetro fue hallado en un arroyo que atraviesa un campo, cerca de Ezeiza, y se investiga si corresponde a un gliptodonte prehistórico.

Una familia encontró lo que parecía “una piedra” o “una cubierta de vehículo” al lado de un arroyo. Se trataba, en realidad, de los restos fósiles de un mamífero extinto hace alrededor de 10 mil años.
“Sería el caparazón de un gliptodonte”, contó la paleontóloga Laura Cruz, consultada por TN que cubrió el hallazgo.

El gliptodonte era nativo de América del Sur y se extinguió en el período Cuaternario, aproximadamente hace 10 mil años. El mamífero medía dos metros de largo y pesaba 1,4 toneladas. Está relacionado con los actuales armadillos.

“Al principio pensé que era una piedra o una cubierta de un vehículo”, relató José, vecino de la zona y el primero en ver lo que sería el caparazón del animal.

José encontró el caparazón cuando caminaba por el arroyo, que pasa por su propiedad. El arroyo había sido dragado por autoridades locales para evitar inundaciones. Vio algo que parecía una piedra o un “huevo de dinosaurio” como comentó después a su familia en broma. Cavó alrededor de la parte que sobresalía y descubrió el enorme fósil.

La especialista dijo que “el caparazón es impresionante porque está completo”. Recordó que los gliptodontes, antepasados de los armadillos, son “parte de la megafauna que vivió en el continente” sudamericano, eran herbívoros y llegaron a pesar una tonelada. DD

Comentarios

Ingresa tu comentario