Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

Extienden a más avenidas porteñas las zonas de detención para motos

Santa Fe, Corrientes y Rivadavia se suman a las zonas de detención para motos que ya hay en la 9 de Julio y Córdoba, en la ciudad de Buenos Aires. (CABA) Según la Subsecretaría de Transporte porteña estas zonas de detención reducen los accidentes, facilitan el cruce para los peatones, mejoran la seguridad de motociclistas y conductores de autos y ayudan a lograr un tránsito más fluido. “Decidimos extenderlo a...

Santa Fe, Corrientes y Rivadavia se suman a las zonas de detención para motos que ya hay en la 9 de Julio y Córdoba, en la ciudad de Buenos Aires.

Motos.estacionamiento.parabuenosaires

(CABA) Según la Subsecretaría de Transporte porteña estas zonas de detención reducen los accidentes, facilitan el cruce para los peatones, mejoran la seguridad de motociclistas y conductores de autos y ayudan a lograr un tránsito más fluido. “Decidimos extenderlo a otras avenidas porque evaluamos que los resultados fueron muy buenos ”, explicaron desde el área, pese a que no se difundieron estadísticas de siniestros.

El nombre completo de esta señalización horizontal es Zona de Detención Segura de Motos (ZDSM). Se trata de un espacio exclusivo para que las motos se sitúen delante del resto de los vehículos cuando el semáforo está en rojo. Sobre la 9 de Julio, entre San Juan y Paraguay, se implementó en marzo del año pasado. En febrero, le siguió avenida Córdoba (desde Alem hasta Pueyrredón). Y en estos días las zonas de detención llegaron a Santa Fe, entre Maipú y Pueyrredón, y Corrientes, desde el Bajo y también hasta Pueyrredón. Un tramo de Rivadavia ya tiene vigente la demarcación (entre Callao y Pueyrredón) y ahora la Ciudad trabaja en los cruces que van desde Callao a Luis Sáenz Peña. Avenida de Mayo, Belgrano, Independencia y San Juan son las próximas avenidas contempladas en el plan.

Las zonas de detención tienen por objetivo mejorar la visibilidad de las motos, al ubicarlas por delante del resto de los vehículos y desalentar maniobras peligrosas. “Reconozco que estas zonas delimitadas cumplen con estos objetivos, porque es verdad que al tener la senda peatonal al frente se agranda la visual, pero lo que no me gusta es que terminan cargando todas las culpas sobre los motoqueros, como si fuéramos los únicos que provocamos accidentes”, se quejó Damián Gutiérrez (25). Trabaja como cadete en moto desde los 18 años y se jacta de no haber tenido nunca un accidente de tránsito. Cuenta que por la mañana, en el ingreso a la Ciudad desde el Sur, las celdas quedan “colapsadas por la cantidad de motos”.

En otras ciudades del mundo ya se usan desde hace un tiempo y las comparten motociclistas y ciclistas. Por ejemplo, en Madrid, funciona desde 2008 (ver En el mundo). Pero a diferencia de lo que ocurre en Buenos Aires, en la capital española existe un plan para promover fuertemente el uso de motos. Por ejemplo, los motoqueros no pagan estacionamiento en sitios en donde el resto sí lo hace. “Si bien no reniego de este tipo de medidas, tengo alguna observación respecto a esta demarcación. La más importante tiene que ver con la conducta, porque estas zonas promueven el avance en zigzag de los motociclistas, que buscan llegar hasta el lugar como sorteando obstáculos. Cuando lo que deberíamos buscar es que conduzcan de manera lineal, para evitar accidentes”, opinó Eduardo Bertotti, director del Instituto de Seguridad Vial (ISEV). “Está claro que aquí no estamos en condiciones de fomentar el uso de las motos, como en París o Madrid, porque se trata de una instancia superadora. Aquí aún hay que promover más y mejor transporte público”, agregó.

Sin embargo, desde el Gobierno porteño evalúan “que los resultados son positivos, básicamente porque los motociclistas las usan y porque los automovilistas las respetan y casi naturalmente se detienen antes de la línea, aún cuando no hay motos”, explicaron desde Tránsito y Transporte.

Se estima que en la Ciudad circulan unas 150 mil motos todos los días. Y son el segundo grupo de riesgo, representando el 28% de las muertes en accidentes de tránsito. El principal es el de los peatones, con entre 40 y 45% de las víctimas fatales. Además de las zonas de detención, la Ciudad implementó campañas para la utilización de cascos nuevos –hay un plan de canje a cambio de cursos de educación vial– y de pecheras para visualizar mejor a los motociclistas.

Tránsito y Transporte informó que junto a la implementación de zonas de detención se mejoró la demarcación de las avenidas en general: se repintaron sendas peatonales, giros, carriles y cordones amarillos.

Comentarios

Ingresa tu comentario