Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

Exposición “Identidad Desaparecida” en la Casa por la Identidad

La exposición “Identidad desaparecida” podrá visitarse en la Casa por la Identidad, que funciona donde existió la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA). (CABA) La Casa por la Identidad es una nueva sede de Abuelas de Plaza de Mayo, destinada a actividades educativas y culturales, ubicada en la Avenida del Libertador 8151, que acogerá la muestra de Levenson hasta el lunes próximo, para luego itinerar hacia el Museo...

La exposición “Identidad desaparecida” podrá visitarse en la Casa por la Identidad, que funciona donde existió la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA).

Identidad-Desaparecida-Silvia-Levenson

(CABA) La Casa por la Identidad es una nueva sede de Abuelas de Plaza de Mayo, destinada a actividades educativas y culturales, ubicada en la Avenida del Libertador 8151, que acogerá la muestra de Levenson hasta el lunes próximo, para luego itinerar hacia el Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Pettoruti de La Plata, el 10 de diciembre, y al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile, a partir del 24 de marzo.

La mayoría de las obras está realizada en vidrio, un material muy ambiguo, frágil y que puede romperse, pero también más resistente de lo que las personas piensan. Mi trabajo habla de una identidad negada y recuperada y el vidrio me permite evidenciar esa fragilidad y a la vez esa resiliencia”, explicó Levenson.

La exposición reúne siete piezas, entre ellas, una instalación central que da nombre a toda la muestra, formada por una serie de vestiditos de bebés hechos en vidrio, cada cuerpito tan frágil como resistente para representar los casos de bebés secuestrados pero también de nietos que han recuperado su identidad.

Junto a esa pieza se ve una carpa como de juego -que la imaginación asocia a que los niños se refugien y diviertan- realizada en vidrio y alambres de cobre “que la transforma en erizo. Es la negación de la protección. Alude a esos niños que nacieron en ese centro clandestino de detención y que las familias de origen no pudieron proteger“, especifica la artista que ha expuesto en todo el mundo.

Todos los objetos de está muestra están realizados a la medida de un infante, a su alturas, como las sillas de metal, con almohadoncitos de vidrio, “espacios vacíos que esperan poder ser completados” y una inscripción que las recorre: “de eso no se habla”.

No hablo de ausencias, sino de presencias interrumpidas“, define esta creadora que planea para enero del año que viene una gran exposición antológica en el American Museum University de Washington DC, donde exhibirá 115 esculturas de vidrio de vestidos de niños, como sinónimo de los casos de nietos recuperados por las Abuelas.

La muestra -que coincide con el 37° aniversario de la creación de Abuelas- se completa con una serie de fotografías de época de un sitio tan emblemático como la Plaza de Mayo y otras imágenes de la artista de pequeña junto a su hermana.

Otra escultura, en línea con las anteriores y que fue elegida para representar la invitación de la muestra, es la escultura de otro niño, sobre una alfombra de alambre de púa: “Los chicos que recuperaron su identidad salieron de un lugar donde los habían puesto, en el que estaban incómodos y tuvieron que dar un salto de infinito coraje para eso“, reflexionó Levenson.

Mi trabajo es buscar un balance entre lo terrible pero también una visión esperanzadora“, consideró la artista y agregó: “A mí me fascina el trabajo de las Abuelas. En una sociedad donde los ancianos se transforman en invisibles, ellas están ayudando a sanar a la sociedad, porque el trabajo que hacen es para recuperar a sus nietos, pero nos están sanando a todos“.

La muestra personal de la artista que inaugura el 24 de enero del 2015 en el American Museum University de Washington DC, se exhibirá luego en las ciudades de Berlín, Barcelona y París.

Levenson nació en la ciudad de Buenos Aires en 1957 y participó de la militancia de los años 70 hasta que emigró en 1980 a Italia, donde reside desde entonces. “Lo que pasó en esos años ha cambiado mi vida como la de la mayor parte de los argentinos de mi generación y ha influenciado mi trabajo artístico”, concluyó.

Fuente: Télam

Comentarios

Ingresa tu comentario