Buenos Aires, 19/09/2017, edición Nº 1770

Exhiben libros de la biblioteca personal de San Martin en el Museo del Bicentenario

En la muestra “La ruta de las ideas. Exposición de los libros del General José de San Martín”, que se exhibirá hasta el 11 de diciembre, se exhiben más de 50 joyas bibliográficas pertenecientes a la biblioteca personal del Libertador. (CABA) Estas joyas de la historia, piedras fundacionales de la cultura en los procesos independentistas que marcan el camino de las ideas que el Libertador esparció por la región y...

En la muestra “La ruta de las ideas. Exposición de los libros del General José de San Martín”, que se exhibirá hasta el 11 de diciembre, se exhiben más de 50 joyas bibliográficas pertenecientes a la biblioteca personal del Libertador.

30092011817

(CABA) Estas joyas de la historia, piedras fundacionales de la cultura en los procesos independentistas que marcan el camino de las ideas que el Libertador esparció por la región y que representan el anhelo de avanzar en el camino de la unidad de América Latina, se podrán ver de forma gratuita por una semana de miércoles a domingo, de 11 a 19, en el Museo del Bicentenario, Balcarce 50.

La exposición, organizada por la secretaría de Cultura de la Nación, la secretaría general de la Presidencia, el Museo del Bicentenario, el Ministerio de Cultura del Perú, las Bibliotecas Nacionales de ambos países y la Embajada peruana en Argentina, cuenta con el apoyo de los ministerios de Relaciones Exteriores argentino y peruano.

El grueso de esta muestra lo componen 36 incunables de la Biblioteca Nacional del Perú que por primera vez salen fuera del país y que San Martín donó un mes después de declarar la Independencia, el 28 de julio de 1821. Fue el Libertador quien puso la piedra basal de esta biblioteca con sus propias adquisiciones, tesoros eclécticos que van desde el siglo XV al XVII.

“En el decreto de creación de la Biblioteca de Lima, de agosto de 1821, San Martín manifiesta que `está destinada a la ilustración universal, más poderosa que nuestros ejércitos para sostener la independencia`”, contó Osmar González, agregado cultural de la Embajada del Perú.

Luego de la expedición Libertadora, San Martín recaló en Perú y, tras declarar la Independencia fundó la Biblioteca -la primera institución cultural de ese país- con 600 libros que había traído de Cádiz a Buenos Aires, que pasaron por Mendoza, cruzaron Los Andes, hicieron escala en Santiago de Chile, para finalmente llegar por mar a Lima.

El periplo de esta biblioteca unido a la Gesta Libertadora tuvo su sentido más romántico e ilustrado. “El entendió que lo militar era un aspecto; luego de consolidada la victoria venía la constitución de un sistema político y la difusión de la cultura. San Martín decía que los libros eran la mejor forma de combatir el nepotismo y alcanzar los valores de libertad, igualdad y justicia”, subrayó González.

La biblioteca -ya perteneciente a los peruanos- sufrió varios embates y saqueos durante una toma realista y un conflicto con Chile entre 1879 y 1881. “A partir de 1883 los diferentes directores han tratado de recuperar los libros”, dice el agregado cultural sobre los 40 volúmenes que volvieron a ser parte del acervo peruano.

El lote que se podrá ver en exclusivo hasta el 11 de diciembre y que por primera vez se muestra en su totalidad son aquellos libros que San Martín consultaba, atesoraba y que, finalmente, lo definen como un hombre culto, un pensador abierto, y un interesado en temas tan heterogéneos como el teatro, las matemáticas, la ciencia, la historia y las historias de guerras, en su mayoría escritos en francés.

Hay libros recuperados en plena batalla, volúmenes de agricultura y de propiedades de las plantas, nouvelles, relatos de caballeros franceses, textos de estrategia y geografía, de viajes, un diccionario de artes y ciencias y una curiosidad bautizada como “la estrella de la exposición”: un libro de quiromancia de 1499, “un texto de cabecera de San Martín”, agregó Osmar.

En tanto, también se exhibirán ejemplares de la pequeña y última biblioteca que lo acompañó en su momento postrero y que fueron recibidos en donación por la Biblioteca Pública de Buenos Aires en abril de 1856, a través de su yerno, el diplomático Mariano Balcarce.

Si bien en esta ocasión en el Museo del Bicentenario se verán sólo cinco, la colección argentina es de 109 libros, muchos de ellos con los nombres de San Martín escritos de puño y letra o con su sencillo `ex libris`, ubicados durante el resto del año en la Sala del Tesoro, de las instalaciones de Agüero 2502.

Este tesoro que viaja desde el Perú, libros declarados Patrimonio Nacional, poseen un supremo valor simbólico y cultural para el estado peruano y su desembarco en Argentina fue gracias a una disposición expresa del Jefe de Estado, Ollanta Humala.

El embajador peruano en Argentina, José Luis Pérez Sánchez-Cerro, dijo que “el origen de la muestra es la visita que hizo el presidente Humala en noviembre de 2012. En esa oportunidad le ofreció a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner traer esta muestra como gesto de la sólida amistad histórica de ambos países, teniendo en cuenta que San Martín fue el primer gobernante republicano del Perú, entre 1821 y 1822”.

Y agregó: “La gesta emancipadora no sólo se ocupó de liberar a los pueblos, sino de que tuviesen una independencia ideológica y cultural. Esta biblioteca tiene un contenido histórico importantísimo”.

Por su parte, Mónica Guariglio, directora de Política Cultural y Cooperación Internacional de la Secretaría de Cultura de la Nación, agregó que la muestra “sigue la línea de fortalecimiento de relaciones bilaterales. En 2012, con la visita de Humala, se firmaron acuerdos como el de cooperaciones y colaboración entre las bibliotecas y sus fondos bibliográficos”.

Para la funcionaria de la cartera de Cultura, esta exhibición tiene el acento puesto en un tema recurrente que se discute en los foros regionales: “recuperar la historia común desde el pensamiento con obras de pensadores latinoamericanos, recuperar la imagen política de los héroes y los lazos comunes”.

Para nosotros, refuerza Guariglio, es “reconocerse en la historia común, es mirar el proceso histórico que lo tiene a San Martín como eje. Es poder mirarlo desde otro lugar, de las ideas, a partir del terreno del conocimiento”.

Fuente consultada: Télam

Comentarios

Ingresa tu comentario