Buenos Aires, 23/11/2017, edición Nº 1835

Exclusivo/ Gustavo López: “La única propuesta progresista es la del Frente para la Victoria”

El precandidato a Jefe de Gobierno por el kirchnerismo habló con parabuenosaires.com y aseguró que “Cuanto más te alejás de la General Paz, más crece el amor a Cristina”. (CABA) Gustavo López reflexionó ante parabuenosaires.com sobre el rol del kirchnerismo porteño y señala por qué se consolidó en los últimos años. A su vez, comenta los problemas estructurales que persisten hoy en día en la Ciudad. -¿Cuál es la principal...

El precandidato a Jefe de Gobierno por el kirchnerismo habló con parabuenosaires.com y aseguró que “Cuanto más te alejás de la General Paz, más crece el amor a Cristina”.

gustavo lopez jefe de gobierno 2015

(CABA) Gustavo López reflexionó ante parabuenosaires.com sobre el rol del kirchnerismo porteño y señala por qué se consolidó en los últimos años. A su vez, comenta los problemas estructurales que persisten hoy en día en la Ciudad.

-¿Cuál es la principal fortaleza del kirchnerismo porteño para convencer al electorado local? ¿Cómo nota a los ciudadanos frente al PRO y sus políticas?

La principal fortaleza es la de un proyecto de inclusión e integración de toda la ciudad y la coherencia de las propuestas con 11 años de acciones del gobierno Nacional.
La única propuesta verdaderamente progresista es la del Frente para la Victoria, las demás son propuestas conservadoras.

Soñamos con una ciudad más justa, integrada e inclusiva. Es inconcebible que el distrito más rico en ingreso per cápita del pís tenga 165 mil personas viviendo en villas, que no se hayan construido viviendas para los sectores vulnerables, que sea inaccesible para la clase media y que las diferencias entre norte y sur sean escandalosas.
En los barrios del sur faltan vacantes y escuelas, sólo 3 de cada 10 chicos pueden acceder a jornada completa mientras que en el norte disminuyó la matrícula y 7 de cada 10 pueden tener jornada completa.
El dato más cruel, si fuera el término correcto desde la política, es que aquellos chicos que nacen en la comuna 8 tienen el doble de posibilidades de morir antes del año de vida que aquellos que nacen en la comuna 13. Una injusticia dolorosa e inaceptable.

Por eso, nuestra visión de integración, justicia y equidad es diferente a la de las demás fuerzas, entregadas al mercado.

Hay importantes sectores medios que sólo miden una parte de la obra pública, por demás escasa frente a las posibilidades presupuestarias y no son usufructuarios de servicios públicos de salud y no viven en la zona sur respecto de los problemas educativos.

Si a eso le sumamos la gran campaña publicitaria del Macrismo, la protección de los grandes medios a la falta de gestión y el beneficio de haber gobernado en un momento floreciente del país con crecimiento extraordinario del PBI, el impacto de sus escasas políticas públias se diluye.

Nuestra obligación consiste no sólo en mostrar las deficiencias, sino en tener una propuesta para cada problema, diferente para cada barrio o sector, pero con una mirada integradora. El Macrismo se ha caracterizado por el marketing. Sus globos amarillos encandilan con el sol, pero si uno rasca un poco y explotan, son puro aire.

-¿Ve posible superar el techo histórico al que llegó Filmus en las elecciones pasadas?

Sí, lo veo posible. Es imprescindible cambiar las pautas de construcción de la política. Teníamos el mejor candidato a Senador, con probada experiencia, trabajo y honestidad y sin embargo salimos terceros.

Hay que construir una opción amplia, que refleje la diversidad y la pluralidad de fuerzas que componemos el Frente para la Victoria. Y además de reflejar todas las tradiciones políticas populares del distrito, la construcción debe ser transversal, de abajo hacia arriba. Donde las listas de comuneros reflejen el trabajo territorial histórico y los legisladores representen a la diversidad de fuerzas. 

El último elemento imprescindible a considerar es la utilización de las PASO. Las internas abiertas van a potencias la cantidad de opciones dentro de un mismo esquema político y van a ayudar a ensanchar la base. Con estos elementos: pluralidad, diversidad, construcción transversal y de abajo hacia arriba y con la decisión del voto ciudadano, vamos a recuperar el lugar que la ciudadanía merece.

-¿Cómo ve al kirchnerismo porteño? ¿Qué fortalezas se consolidaron en el último tiempo?

Al Kirchnerismo porteño lo veo bien, por su coherencia ideológica. A diferencia del Unen, a los que los junta el espanto, a nosotros nos ha convocado un proyecto claro, desde hace 11 años.Sabemos hacia dónde hay que ir, tenemos mucha experiencia de gestión, tenemos un proyecto de ciudad inclusiva y, eventualmente, la competencia interna va a potenciar las riquezas de la diversidad en la unidad de proyecto.

En los últimos años se consolidó un piso electoral importante y nada despreciable al que hay que convertir en una fuerza ganadora. El único espacio político capaz de convocar con el liderazgo de la Presidenta, a más de 350 mil personas en la Plaza de Mayo o más de 100 mil en cuatro actos en un mes es este. Ahora llegó la hora de convertir a esta fuerza en una fuerza movilizadora y electoral. Tengo mucha confianza si hacemos las cosas bien.

-¿Ve un posible escenario con un gobierno nacional no K y una Ciudad de Buenos Aires gobernada por un representante del kirchnerismo?

No me imagino ese escenario ya que la mayor fuerza Kirchnerista viene de lo más profundo del país.
Cuanto más te alejás de la General Paz, más crece el amor a Cristina por el reconocimiento a estos años de gobierno.

Si me imagino ganar la ciudad para transformarla. Para convertirla en una ciudad donde un chico,un joven los adultos, vivan donde vivan, tengan las mismas oportunidades, los mismos derechos, las mismas escuelas, plazas, hospitales. El mismo derecho a la cultura, el mismo transporte digno, las mismas condiciones de seguridad.
Esto es posible, se trata de invertir de manera diferente. Sin políticas públicas, sin intervención del Estado guiando la inversión pública, nunca va a haber acceso a la vivienda con un recibo de sueldo.
Se puede, ¡tenemos recursos para hacerlo y sabemos cómo!

Hay que escuchar, dialogar con los vecinos, las organizaciones intermedias, plantearles nuestros proyectos y nuestras soluciones, convencer y convencernos. Entonces ahí me imagino un gobierno porteño en sintonía con un gobierno nacional, popular, democrático y latinoamericanista.

Comentarios

Ingresa tu comentario