Buenos Aires, 22/11/2017, edición Nº 1834

Exclusivo- Diana Raznovich: “No creo que haya temas tabúes para el humor”

La reconocida dramaturga e historietista Diana Raznovich, que publica la tira diaria Donatela en la contratapa de Clarín, habló en exclusiva con Parabuenosaires.com sobre su experiencia en el humor gráfico, su historia, proyectos y cómo reparte su vida entre Argentina y España. (CABA) El mundo le abrió sus puertas hace ya mucho tiempo, pero sólo hace dos años comenzó a hacerse conocida acá, en su país. Instalada en España desde...

La reconocida dramaturga e historietista Diana Raznovich, que publica la tira diaria Donatela en la contratapa de Clarín, habló en exclusiva con Parabuenosaires.com sobre su experiencia en el humor gráfico, su historia, proyectos y cómo reparte su vida entre Argentina y España.

diana raznovich

(CABA) El mundo le abrió sus puertas hace ya mucho tiempo, pero sólo hace dos años comenzó a hacerse conocida acá, en su país. Instalada en España desde la última dictadura que la obligó a exiliarse luego de la desaparición de su marido, Diana Raznovich es la creadora de Donatela, la tira diaria que aparece en la contratapa de Clarín, y autora de exitosas obras de teatro y varios libros de humor gráfico. Hoy, reparte su tiempo entre ambos países y publica en el mismo lugar donde lo hacía Caloi con su mítico Clemente. Parabuenosaires.com habló con ella sobre su experiencia en el humor, sus proyectos y cómo es vivir entre España y Argentina.

-¿Cómo es escribir una tira diaria para Argentina estando tan lejos?
-No me presupone ningún problema porque estoy todos los días conectada. Me hace tener presencia y una pertenencia mayor. Además, como me crié acá, los códigos los conozco perfectamente. Sostener una tira diaria da muchísimo trabajo. Que sea divertida, de interés, que mantenga un nivel, actualidad, seguir a los personajes. Yo soy muy comprometida. Me gusta elaborar y pensar lo que estoy haciendo. Que tenga un sentido. Que la gente, además de reírse, piense. No es solamente una cosa graciosita, sino que tenga algún contenido.

-Suele tratar temas complejos, como la violencia de género. ¿Por qué cree que la mejor forma de hacerlo es con humor?
-Eso es una estrategia personal. Hay temas serios que se pueden tratar de muchos abordajes. Desde mi posibilidad y punto de vista, lo que más fácil me sale es el humor porque tengo muy desarrollado la mirada irónica o crítica ahí. También siento que sobre temas muy complejos he podido hacer un cierto guiño para que la gente pueda sentirse menos apabullada por el dolor que causan, y poder desde un lugar un poco más distante, como es la risa, reflexionar sobre eso.

-A veces se lo puede tomar como poco serio.
-Me llamaron desde el Ministerio de Igualdad en España en la época de Zapatero para una campaña con posavasos para bares nocturnos contra la trata de mujeres. He hecho toda una campaña con mis historietas, que parece un tema imposible, y ha tenido mucho efecto. Yo no creo que haya temas tabúes para el humor. Es donde uno enfoca la crítica. Por ejemplo, en una dictadura si uno critica al dictador y se burla de él, yo creo que está permitiendo que la gente le pierda miedo.

-Desde los 5 años que dibuja, ¿Cuándo decidió dedicarse profesionalmente?
-Lo decidí en España. Yo siempre lo hacía por hobbie y una editora me dijo que le gustaría publicar mis cosas. La conocía por amigos en común, porque me muevo en un ambiente de escritores. Se dio que justo esta persona tenía una editorial de humor. Entonces, escaneé todo lo que tenía, porque yo dibujo a mano y trabajo con Photoshop toda la parte de color, lo limpie, lo organicé y salió en un libro que se llama Sopa de Lunares. Después salió el segundo, que se llama Mujeres Pluscuamperfectas, y después Divinas y chamuscadas. Ahora estoy haciendo una novela gráfica sobre Ada Byron, que es la inventora de la computación. Una novela sobre su vida que se va a publicar cuando la termine, espero que para en el 2015, porque se cumplen 200 años de su nacimiento.

-¿Qué otros proyectos tiene en la mira?
-Ahora estoy en un proyecto con la televisión española, pero no voy a decir mucho porque todavía no he firmado contrato. Y acabo de hacer un cortometraje animado para Bruselas, para una campaña de la parte progresista de los sindicatos de Europa. Acá, en el país, sinceramente no tengo más tiempo.

-¿No tiene planes de instalarse fijo en ningún lugar?
-De momento no, estoy muy cómoda con este sistema. Cuando llego aquí aterrizo en mi lugar, no tengo un tema de adaptación. Y allá, después de tantos años, tampoco. Yo me siento ciudadana de los dos países. Hace casi la mitad de mi vida que estoy yendo y viniendo. Si bien mis raíces están acá, hay algo mío también allá. Pero yo nunca quise irme para siempre. Además, esto me enriquece porque estoy sumergida en esta realidad, pero también la puedo ver de lejos, de una manera más global. De todas maneras, si me preguntás cual es mi sentimiento de identidad, soy argentina, porteña y del barrio de Flores.

 

Escribe Natalia Rivarola

Comentarios

Ingresa tu comentario