Buenos Aires, 23/07/2017

Cómo es estudiar en un coding school

Se duplica año a año en el mundo la cantidad de inscriptos a estos cursos inmersivos para adquirir los conocimientos digitales que requiere el mercado laboral. Qué dicen los alumnos que estudian en Digital House, el primer centro de este tipo del país.

Para complementar una profesión tradicional -como marketing, administración de empresas o periodismo, entre otras- con conocimientos digitales que permiten marcar la diferencia entre colegas, o bien para obtener las herramientas fundamentales para hacer carrera dentro del mundo de la programación, personas de todas las edades se interesan cada vez más por los cursos que en 5 meses permiten adquirir las habilidades para crear websites y aplicaciones móviles para el sistema operativo Android. También para descubrir los secretos del marketing digital.

“Estoy haciendo el curso de programación en Desarrollo Mobile para Android,  y luego quiero estudiar Ingeniería en Sistemas. Decidí empezar este programa corto porque en la carrera de Ingeniería no se ve programación durante los primeros años, y quería obtener conocimientos prácticos”, explica Bruno Morales, de 20 años, que está cursando en Digital House, el primer coding school de clase mundial de la Argentina que en su campus del barrio de Belgrano imparte cursos en tres turnos: mañana, tarde y noche. Actualmente está abierta la inscripción para los programas del segundo semestre.

Al igual que otros centros de su tipo ubicados en New York, Londres y Barcelona, las clases de Digital House  se basan en una metodología novedosa que permite que cualquier persona sin conocimientos previos aprenda a escribir código de una manera fácil y amena, aunque con dedicación, con un plan que es en un 70% práctico y el resto es teórico. Además, las aulas cuentan con un máximo de 30 estudiantes para garantizar una enseñanza personalizada, y fuera de hora los alumnos pueden practicar y desarrollar sus propios proyectos en espacios de co-working en los cuales hay expertos que están a disposición para evacuar dudas y reforzar conceptos.

A días de egresar, Morales está contento: “Mi experiencia es positiva. Desde que llegué, Digital House me inspiró mucho entusiasmo, y siempre me demostró cumplir lo que prometía. De hecho, considero que tengo las herramientas necesarias para seguir programando y para encontrar trabajo como programador”, aclara, y agrega un dato interesante: varias empresas entrevistaron a los alumnos para contratarlos. Dado que en el mercado hay una demanda insatisfecha de este tipo de perfil, Morales y sus compañeros logran rápidamente pautar entrevistas con organizaciones que están reclutando coders.

digital-house-2189461h540

El rol del docente  

Una de las características de los coding schools es que los cursos están a cargo de profesionales experimentados que trabajan de lo que enseñan, algo que les permite transmitir cómo es realmente el ámbito laboral. Según explica Francisco Anello, Director educativo de Digital House, “en el aula existen tres tipos de docentes: los profesores que llevan adelante las clases de todo el curso, los ayudantes que acompañan a los alumnos en la práctica y en el espacio de co-learning y, por último, los especialistas, que son referentes en el mercado digital y traen a la clase las últimas tendencias”.

Esta característica es muy valorada por los alumnos: “Los docentes nos transmiten sus experiencias y errores para que nosotros aprendamos de ellos”, cuenta Francisco López, que es empleado estatal.  Gonzalo Maceira, un comerciante independiente que está cursando el programa de Desarrollo Web Full-Stack.para poder llevar a cabo proyectos web por medio de la programación orientada a objetos, coincide: “Desde el primer momento uno se da cuenta que está tratando con profesionales que saben mucho. Es un placer poder estudiar con ellos”.

Al igual que sus compañeros, Maceira considera que aprender a programar ayuda a cualquier profesional por varios motivos, entre ellos, que el e-commerce y todas las actividades que tienen que ver con internet están en auge, esto hace que existan muchísimas oportunidades para crecer como emprendedor con una buena idea digital. “Aunque todavía no egresé, ya puedo aplicar en mi negocio lo que estoy aprendiendo en el curso. Por ejemplo, yo tengo una distribuidora de café, en la que hay muchos clientes y distribuidores. Para centralizar la información estoy desarrollando una plataforma online donde reúno a todos y en la cual ellos pueden acceder a información sobre los productos y cómo solicitarlo”, relata.

Además de crear talento digital, este coding school se está convirtiendo en una verdadera comunidad en donde sus miembros comparten ideas, proyectos y trabajos. “Todos los días, unas horas antes de que comience la clase, siempre hay gente programando y es muy sencillo preguntarles lo que sea para despejar dudas”, ejemplifica Tobías Brandy, alumno del programa de Desarrollo Web Full-Stack.

En síntesis, lejos de la metodología tradicional en donde los docentes explican ante un auditorio en silencio, Digital House, propone aprender en base a la práctica y la interacción entre pares. Como concluyen los estudiantes, “el sistema es muy dinámico porque no solo uno recibe información sino que también aporta. Esta diferencia es clave para interiorizar mejor los conocimientos y volcarlos al instante en un proyecto digital”.

 

Comentarios

Ingresa tu comentario