Buenos Aires, 19/12/2017, edición Nº 1861

Pueden ser monotributistas quienes facturen hasta 600 mil

La nueva escala parte de una facturación de $48.000 anuales para la categoría B de prestación de servicios y de $400.000 para la categoría I y hasta $600.000 para los que se dedican a la venta de bienes muebles. (CABA) En la nueva reunión con empresarios y sindicalistas afines, el Gobierno anunció este mediodía la suba de los límites máximos de facturación anual para el monotributo. La medida era esperada...

La nueva escala parte de una facturación de $48.000 anuales para la categoría B de prestación de servicios y de $400.000 para la categoría I y hasta $600.000 para los que se dedican a la venta de bienes muebles.

1232871_207977489378862_1418570058_n

(CABA) En la nueva reunión con empresarios y sindicalistas afines, el Gobierno anunció este mediodía la suba de los límites máximos de facturación anual para el monotributo. La medida era esperada sobre todo por pequeños y medianos empresarios que, por la inflación, se veían obligados a pasar al régimen de Autónomos. También anunciaron más fondos para las obras sociales gremiales.

La modificación, especificó el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, rige desde este mismo mes. Hasta agosto, podían permanecer en el régimen de impuestos simplificado quienes facturaban hasta 200.000 pesos anuales, si brindan servicios, o hasta 300.000 pesos, si se dedican a la producción de bienes. Los dos límites fueron modificados: ahora pasan a 400.000 y 600.000 pesos, respectivamente. En total, dijo el jefe de la AFIP, hay 2,25 millones de inscriptos en el Monostributo, de los que 740 mil no son “monotributistas puros” sino que además tienen una actividad en relación de dependencia.

Junto con el aumento en los topes de facturación para las categorías más altas del monotributo se modifican también las demás escalas. Ahora la categoría B, que es la más baja (en 2010 se unificó con la A), es para quienes facturan hasta 48.000 pesos (antes era hasta $24.000 anuales); la C, hasta $72.000; la D, hasta $96.000; la E, hasta $144.000; la F, hasta $192.000; la G, hasta $240.000; la H, hasta $288.000 y la I, hasta $400.000; las otras tres categorías, exclusivas para la producción de bienes, son la J, hasta $470.000 pesos anuales; la K, hasta $540.000; y la L, hasta 600.000.

Quienes superan los límites máximos de facturación o los parámetros de metros cuadrados utilizados o energía consumida (que se mantienen sin cambios tal como regían hasta ahora), deben pasarse al régimen de Autónomos. Por eso, era una medida que venían reclamando las organizaciones empresarias, en particular las que reúnen a pequeños y medianos empresarios.

Al mismo tiempo, la modificación de las escalas afectará a los monotributistas que facturan menos: los que declaraban ingresos por hasta 24.000 pesos permanecerán en la categoría B, pero como esa categoría se amplía hasta los 48.000 pesos anuales, ahora deberán pagar mpás por el tramo impositivo del régimen simplificado.

En la reunión encabezada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner también hubo más que un guiño hacia un reclamo de los gremios, que venían quejándose desde hace tiempo por lo poco que ingresan a las obras sociales por el aporte de los monotributistas (congelado en 95 pesos para todas las categorías).

Tal como se esperaba, la superintendenta de Servicios de Salud, Liliana Korenfeld, anunció aumentos en los subsidios que da el Estado a las obras sociales sindicales por atender a jubilados, monotributistas y empleadas domésticas. En total, según dijo Korenfeld, el incremento será de 1.900 millones de pesos, con lo que en 2014 las transferencias a esas obras sociales totalizarían unos 6.500 millones de pesos.

52309786c8f38_510x510

Fuente consultada: IEco

Comentarios

Ingresa tu comentario