Estacionamiento porteño: llegan las fotogrúas antiquejas

Estacionamiento porteño: llegan las fotogrúas antiquejas

(CABA) El gobierno porteño trabaja en una nueva disposición de corto plazo: pretende que las grúas que acarrean los autos mal estacionados no sean rápidamente cuestionadas por su accionar cotidiano. Así, comenzó a instruir a los agentes viales que participan de los operativos para que tomen fotografías de los vehículos en infracción, en plan de mitigar situaciones del estilo del flim “Relatos Salvajes”: los automovilistas discuten acaloradamente con los cajeros de las empresas donde primero se paga, y después se presenta la queja.

La “fotogrúa antiqueja” busca precisamente esto: una prueba muy útil a la hora de los reclamos. Ahora bien, lo que no pudo -ni puede- logra la Ciudad es regularizar la concesión de las empresas a cargo de esta tarea. Ni tampoco lograr que se trate en la Legislatura el nuevo pliego de licitación para terminar con 15 años de licencias vencidas.

¿Cómo es esto? Veamos: Las grúas que circulan todos los días, las 24 horas y sólo limitan su radio de acción al centro porteño. funcionan con contratos prorrogados directamente, sin licitar, desde 2001. La concesión del estacionamiento medido y del servicio de acarreo está dividida en dos zonas y son explotadas por dos empresas. En la zona norte, controla los parquímetros la firma Dakota, y en la sur, BRD. La primera brinda también el servicio de acarreo con la denominación de STO. La segunda opera como SEC.

El nuevo pliego de concesión, que promete abrir el juego a otras firmas, obliga a las grúas a fotografíar y filmar el acarreo, ya que muchos usuarios denuncian que sus vehículos fueron “maltratados”. Pero lo más importante es que las firmas que ganen la licitación cobrarán un canon anual fijo por hacer su tarea, y no por cada auto acarreado, como ocurre hoy. ¿Qué implica este cambio? Que ya no prestarán el servicio conocido como “circuito calecita”, como lo llaman algunos funcionarios. Consiste algo muy sencillo: las grúas hacen un recorrido rápido y levantan los autos cercanos a los playones donde deben dejar los autos mal estacionados. Así, por la regla costo-beneficio, logran una mayor rentabilidad.

El gobierno preveía que esta nueva licitación -incluye estacionamiento medido en los barrios y con mensaje de texto- esté en funciones este año. Pero no: recién se podría aplicar en junio del año próximo. Claro, si la Legislatura trata el proyecto que, por ahora, deambula de una comisión a otra y con destino incierto.

S.C.