Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

Equiparán a los jardines estatales de la ciudad con tablets y un kit tecnológico

Los entregará el Ministerio de Educación porteño en 410 establecimientos; priorizarán el uso en las salas de 5.

(CABA) Cuando un chico de 5 años se sienta por primera vez frente a la computadora de escritorio que hay en cada salón del jardín, lo común es que toquetee la pantalla. “En sus casas no suelen tener ese tipo de computadora, pero seguro que sus papás tienen celulares con pantalla táctil -observó Paula Faita, vicedirectora del jardín público ubicado en Cochabamba al 1800, en San Cristóbal-. Los chicos ayudan a advertir cuándo una herramienta está cerca de convertirse en obsoleta.”

Esa imagen de chicos tratando de explorar tecnologías que existen pero que hasta ahora no se usan en clase permite comprender en gran medida lo que el Ministerio de Educación porteño se propone revertir a lo largo del año con un programa que establece equipar a cada uno de los 410 jardines estatales de la ciudad con 30 tabletas, un proyector, una cámara de fotos digital, un parlante con un micrófono y una notebook que funcionará como unidad central.

El plan tuvo su experiencia piloto justamente en el jardín de San Cristóbal, donde en noviembre pasado recibieron el gabinete, montado sobre un carrito con ruedas, con el kit tecnológico que durante marzo y abril se repartirá en otros 48 jardines. Mientras que de mayo a septiembre se distribuirá en los 361 establecimientos restantes, según el cronograma comprometido por el ministerio. Aunque el kit está montado sobre un gabinete móvil que podrá ser llevado de una sala a otra, la prioridad es que sea utilizado en las salas de 5, a donde asisten 18.835 chicos.

“Fue una inyección de energía para las docentes. Usamos los equipos tres semanas y pudimos ver que te permiten correr a los chicos de la acción individual que implica estar frente a una computadora y llevarlos a una actividad colectiva”, opinó Faita. Una de las maestras, Julieta Noguerol, contó que una mañana hicieron figuras troqueladas en cartón para que los chicos las proyectaran en el pizarrón, con la idea de registrar su trabajo en una foto que luego se integró a un collage digital.

Los objetivos que se plantea el programa, denominado Atelier Digital, son que el jardín se convierta en “un mediador” entre los niños y las tecnologías para orientar un “vínculo educativo saludable desde una edad temprana”. Además, pretende que las tecnologías “enriquezcan el aprendizaje” y a su vez amplíen los recursos para que los docentes puedan “enseñar mejor”.

Desarrollar la creatividad
También buscan que la sala sea un lugar donde las manos de los niños puedan conversar con la mente y desarrollar la creatividad. “Queremos que aprendan a crear con la tecnología. Porque los trabajos que van a surgir en el futuro no los podemos enseñar hoy“, consideró Soledad Acuña, ministra de Educación porteña.

La integración de tecnología a la enseñanza de nivel inicial era una cuenta pendiente del sistema educativo porteño. Ocurre que desde 2010 las escuelas secundarias sumaron netbooks a partir del programa nacional Conectar Igualdad. Mientras que, un año después, el gobierno porteño lazó el Plan Sarmiento, con el que incorporó equipos en las escuelas primarias. “Es importante que trabajemos con tecnología desde el jardín, cuando los nenes son una esponja. Era algo que veníamos pidiendo para inicial. Las maestras, por ejemplo, recibimos netbooks recién a fines del año pasado, cuando los docentes de primaria y secundaria ya llevaban varios años con esos equipos”, dijo María José Gutiérrez, secretaria de nivel inicial de la Unión de Trabajadores de la Educación y maestra en el jardín del Barrio Fátima del Bajo Flores, donde según advirtió aún no hay conexión a Internet.

La conectividad de los jardines no es la única situación que tendrán que resolver desde el ministerio a medida que el plan se desarrolle. También deberán capacitar a los docentes para que aprendan a usar los equipos y a integrarlos como una herramienta para acompañar el programa curricular. Por eso, una vez que la escuela reciba el kit, se presentará un equipo de facilitadores, como llaman a los especialistas que forman parte del Intec, el área del ministerio que promueve la innovación pedagógica a través del uso de nuevas tecnologías de la información y de la comunicación (TIC).

En el jardín de San Cristóbal esa adaptación llevó una semana. Ocurre que en la mayoría de los profesorados la formación de maestros y docentes se da bajo el paradigma del pizarrón y de la tiza, porque si bien aprenden a usar tecnologías, no profundizan en torno a cómo aplicarlas en una clase y para cumplir los objetivos curriculares. Si bien en el ministerio afirmaron que los equipos estarán en todos los jardines antes de fin de año, en la mayoría de los establecimientos desconocían el plan y no sabían cuándo recibirían el kit. Desde el ministerio aclararon que se encuentran terminando el cronograma. NR


Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario