Buenos Aires, 19/10/2017, edición Nº 1800

Enviar dinero con Western Union cuesta ahora una verdadera fortuna

Con 2300 agentes oficiales, Western Union se permitió subir sus tarifas a precios exorbitantes. (Ciudad de Buenos Aires)  Argentina es el país más caro para enviar dinero por Western Union. Tras limitar su servicio a un puñado de países y reducir los montos permitidos, ahora aplicó una fuerte suba de tarifas. Por ejemplo, para girar u$s 300 hay que pagar u$s 150. Primero limitó los montos a girar. Luego bloqueó...

Con 2300 agentes oficiales, Western Union se permitió subir sus tarifas a precios exorbitantes.

(Ciudad de Buenos Aires)  Argentina es el país más caro para enviar dinero por Western Union. Tras limitar su servicio a un puñado de países y reducir los montos permitidos, ahora aplicó una fuerte suba de tarifas. Por ejemplo, para girar u$s 300 hay que pagar u$s 150.

Primero limitó los montos a girar. Luego bloqueó las transferencias hacia Europa, Asia, África y Estados Unidos. Ahora aumentó las comisiones en un porcentaje que ya hace casi imposible usar su servicio de envío de dinero al exterior.

Se trata de Western Union, que entre marzo y este mes, aumentó sus tarifas sideralmente y ahora cobra comisiones de entre 40% y 50% del monto que se pretenda girar hacia alguno de los países de Sudamérica a los cuales todavía se permiten realizar este tipo de transacciones.

El nuevo tarifario hace que para girar por ejemplo u$s 300 (la mayor suma permitida desde noviembre de 2011), Western Union cobre casi u$s 150 de comisión por dicha operación.

Con estos precios el giro de divisas desde la Argentina se ha convertido en uno de los más caros del mundo dentro del tarifario de Western Union, incluyendo Estados Unidos o algún país de la zona euro como España o Alemania donde las comisiones no superan el 5%. En tanto, en Latinoamérica, dependiendo del país, las tarifas oscilan entre el 8% y el 14%.

En octubre de 2011, cuando no había restricciones de ningún tipo, la ecuación era otra. El envío de dinero a países como Bolivia, Chile, Brasil, Paraguay, Perú o Uruguay los costos partían de los u$s 5 para transferencias en minutos de hasta u$s 60; y llegaban hasta 5% más u$s 3, entre u$s 300 y u$s 7.500.

Con las nuevas tarifas, la compañía probablemente verá afectado su negocio, como ya viene ocurriendo desde que el Gobierno inició el cerrojo a la salida de capitales que la obligó a modificar los montos y reducir su servicio a pocos países.

En una recorrida realizada por El Cronista por varias de las agencias porteñas de Western Union empleados de la compañía reconocieron que con los valores actuales casi no se realizan giros. Buscan alternativas más baratas porque nuestro servicio se ha convertido en uno de los más caros?, admitieron en una sucursal céntrica.

El fuerte encarecimiento de las comisiones afecta a ciudadanos paraguayos, bolivianos, peruanos, uruguayos o de otros países de la región con necesidad de ayudar económicamente todos los meses a sus parientes.

Un caso es el de Lucrecia Carabajal, que vino de Perú hace cinco años para trabajar como personal doméstico en una casa del barrio de Agronomía y que todos los meses envía entre $ 800 y $ 1.000 a sus familiares. No puede pagar $500 cada vez que les manda dinero. En tanto, en Western Union reconocieron las subas y explicaron que se deben a los costos operativos que la compañía debe afrontar en el país. Daniel Díaz, vicepresidente de Comunicaciones de Western Union, sostuvo que las tarifas se han incrementado por los costos de operaciones de envío y recepción de dinero que tenemos en la Argentina. También sostuvo que el impacto en el negocio local de la suba de tarifas fue analizada por la empresa. Toda decisión que se toma es profundamente estudiada, dijo.

Sin embargo, en la línea 0800 habilitada por Western Union para consultas, la explicación fue otra. Un operador sostuvo ante El Cronista que las subas se deben a que “Western Union le traslada a sus clientes los incrementos que el gobierno argentino le aplicó a los impuestos que le cobra a la compañía”.

En el país, la empresa posee 2.300 agentes autorizados y sólo permite envíos por hasta u$s 300 o su equivalente en pesos por persona y por mes, solamente a países de Sudamérica; Panamá y México.

En el caso de la recepción de divisas, ha dejado de pagar en dólares desde que el Gobierno le impuso todas estas limitaciones. De hecho, el dinero que recibe del exterior lo abona en pesos a un tipo de cambio incluso inferior al oficial.

La empresa se expandió en Argentina con la compra de Pago Fácil en 2006. Hoy controla también la marca Recarga Fácil, operando a partir de 2.500 puntos de servicio en todo el país, con pagos de facturas y otros servicios.

Comentarios

Ingresa tu comentario