Buenos Aires, 25/09/2017, edición Nº 1776

Entre reclamos y aplausos, Tito Cossa inauguró la Feria del Libro

Se podrá recorrer en el predio de La Rural hasta el 11 de mayo.

(CABA) “Los dramaturgos somos escritores con capacidades diferentes”. Las más de quinientas personas que escuchaban a Roberto “Tito” Cossa en la sala Jorge Luis Borges de La Rural se rieron. Es que en el discurso inaugural de la 41ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, el autor de Yepeto habló de la diferencia entre el dramaturgo y el narrador y festejó que por primera vez un autor puramente teatral hubiera sido elegido para abrir el evento cultural  más importante de la Argentina, que se extenderá hasta el 11 de mayo.

Estar acá siempre es potestad de narradores o poetas, por eso me pregunté si los dramaturgos somos escritores, porque hay diferencias. El escritor sueña con el lector, nosotros con el espectador. Y le entregamos la obra al actor, que lleva la palabra”, dijo Cossa, y agregó: “Cuando el vicario nos traiciona sobre el escenario, tenemos revancha en el libro y volvemos a ser escritores”.

Cossa no sólo habló de arte, al asegurar que “la Cultura debe ser un instrumento para profundizar la democracia, en vez de una mercancía”. El suyo fue el último discurso, el más celebrado y el más importante, aunque también hicieron ruido los aplausos a Eduardo Galeano, muerto el 13 de abril, y a los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos en Ayotzinapa. Antes que el dramaturgo hablaron funcionarios del Estado nacional y porteño, y el secretario de Cultura del Distrito Federal mexicano, Ciudad Invitada de Honor en esta Feria.

En el público estaban, entre otros, el titular de Cultura en la provincia de Buenos Aires, Jorge Telerman, los editores Daniel Divinsky y Kuki Miller, Ecequiel Leder Kremer y Guido Indij; Mariano Recalde, los actores  Víctor Laplace y Villanueva Cosse, la embajadora Magdalena Faillace, el director de la Feria del Libro de Frankfurt, Juergen Boos y la escritora y conductora Canela.

la rural

Fuente: Julieta Roffo/Clarín.

Comentarios

Ingresa tu comentario