Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

En plena campaña electoral, el PRO apuesta a los tenistas famosos

José Acasuso se integró al gobierno de María Eugenia Vidal. Guillermo Coria, Mariano Zabaleta y Juan Ignacio Chela entre La Matanza y escuelas de tenis social.

(CABA) A Mauricio Macri siempre le gustó el tenis. No lo practica tanto como el paddle, pero se saca las ganas seguido. Cada vez que puede aprovecha para tomarse fotografías con tenistas profesionales. Su felicitación y encuentro con Juan Martín del Potro tras la consagración en la Davis fue la publicación en redes sociales con más interacciones del año pasado. Gastón Gaudio estuvo durante la recepción al emir de Qatar y sirvió de nexo para el anuncio de inversiones, aunque ambos terminaron imputados por tráfico de influencias. El Presidente se siente más cómodo entre deportistas que entre sus pares. Como jefe de Gobierno había aprovechado para fotografiarse con Roger Federer en la Bombonera y hasta peloteó con el estadounidense Andy Roddyck en Parque Roca.

María Eugenia Vidal también apuesta al tenis. La gobernadora bonaerense no es muy deportista, pero acaba de sumar a su gabinete a José “Chucho” Acasuso. El tenista misionero se hizo cargo de la dirección provincial de Deportes Federados. El ex jugador está trabajando desde principios de mes en el ente que depende del ministro de Desarrollo Social Santiago López Medrano.

El ex finalista de Copa Davis ya había sido tentado para hacer política con el PRO en Misiones, pero chocó con el presidente del PRO y referente macrista de esa provincia: Humberto Schiavoni. Acasuso todavía no tuvo contacto con Vidal y el nombramiento no se hizo efectivo, pero no duda en elogiar a la gobernadora. “Trabaja mucho. Ojalá pueda seguir por este camino”, le dijo el deportista retirado de apenas 34 años. Acasuso llegó a un área que antes controlaban Ramiro Giménez y el ex árbitro de fútbol Javier Castrilli.

Para concretar la incorporación del ex top 20 de la ATP, que pasó los últimos años en una empresa de marketing deportivo, fue vital también el jefe de Gabinete provincial Federico Salvai, otro amante del tenis.

El contacto llegó también por intermedio de otro tenista retirado: Mariano Zabaleta. El ex jugador es padrino del hospital de niños de Tandil que lleva el nombre del tío de Macri, Debilio Blanco Villegas, el donante que lo hizo posible. “Zabala”, oriundo de Tandil como el mandatario, tiene contactos con varios funcionarios, como el secretario de Gestión del ministerio de Desarrollo Social Carlos Pedrinis, Carolina Stanley y su esposo Salvai. Varios tenistas y funcionarios coincideron en una cena benéfica para el hospital hace algunos meses.

“Si quieren que las cosas cambien, hay que involucrarse, pero no hace falta ser candidatos, hay muchas formas de participar”, les dijeron a Zabaleta y sus amigos Acasuso y Juan Ignacio Chela, hombre de Ciudad Evita. Los tres ya participaron de algunas recorridas por La Matanza, donde planean hacer clínicas de “tenis social”. “Chucho” es el único dispuesto a ponerse por ahora el traje de funcionario. Zabaleta no quiere volver a vivir en Tandil, aunque muchos lo pintan como un candidato ideal para la intendencia que hoy administra Miguel Lunghi, de relación tirante con el Presidente.

Otro tenista de buen vínculo con el ministerio de Stanley, pero más distante, es Guillermo Coria, que multiplica sus escuelas de tenis social por algunas provincias. “El mago” no dudó en fotografiarse con la ministra y con el vicejefe de Gabinete Mario Quintana.

Los ex tenistas se mantienen vigentes en programas de TV por cable. En un año electoral, el PRO se recuesta en caras conocidas. Durante su descanso en Semana Santa en Tandil, el Presidente se hizo tiempo para recibir a Zabaleta. En el mundo del tenis casi no hay grietas. La mayoría son de Cambiemos. NR

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario