Buenos Aires, 20/11/2017, edición Nº 1832

En más de la mitad de la Ciudad habrá que pagar para estacionar en la calle

La medida sería aprobada antes de fin de año.Las grúas operarán en barrios y avenidas comerciales y volvería el cepo. (CABA) Antes del recambio legislativo del 10 de diciembre el macrismo intentará aprobar la ley para licitar el nuevo sistema de estacionamiento medido. Los cambios son muchos y polémicos: quieren que haya que pagar por dejar el auto en casi la mitad de las cuadras de la Ciudad, que se...

La medida sería aprobada antes de fin de año.Las grúas operarán en barrios y avenidas comerciales y volvería el cepo.

parquimetros

(CABA) Antes del recambio legislativo del 10 de diciembre el macrismo intentará aprobar la ley para licitar el nuevo sistema de estacionamiento medido. Los cambios son muchos y polémicos: quieren que haya que pagar por dejar el auto en casi la mitad de las cuadras de la Ciudad, que se cobren tarifas diferenciadas por la cantidad de horas que se estacione, y que se vuelva a instaurar el cepo.

Según confirmaron fuentes del macrismo en la Legislatura, el texto plantea que en la Ciudad habrá 334.654 espacios para estacionar. De ese total, el 55% serán gratuitos, pero en el 45% restante se deberá pagar. Hoy sólo hay unos 8.000 espacios con parquímetro, en el Microcentro y parte del Casco Histórico.

¿Dónde habrá que empezar a pagar? En barrios, calles y avenidas con mucha congestión vehicular: avenida Libertador, Rivadavia, Puerto Madero, Las Cañitas y las zonas comerciales de Belgrano y Caballito son algunas de las zonas elegidas.

Habrá tres tipos de tarifa. En algunas calles se pagará un precio único y en otras una progresiva que irá aumentando por cada hora que se deje el auto estacionado. A su vez, esta tarifa se dividirá en Progresiva 1, para las cuadras con más demanda, y Progresiva 2, para las calles aledañas a esas vías.

En tanto, las personas que vivan en esas cuadras pagarán un precio menor: en las zonas con Progresiva 1, será el 50% del valor de cada hora; en las que sean definidas como Progresiva 2, tendrán gratis las primeras ocho horas y luego pagarán el 50% de lo que corresponda a cada hora extra. Se cobrará por estacionar de lunes a viernes de 8 a 20 y los sábados de 9 a 13.

El precio por hora y las escalas de las Progresivas no las definirá la ley sino el Ejecutivo. Los últimos números que se conocieron, aunque no confirmados, eran $ 6 la tarifa base, y luego $ 8 en la segunda hora, $ 10 en la tercera y $ 12 desde la cuarta en adelante.

El otro punto será la vuelta del cepo, que rigió en la Ciudad entre 1991 y 2001. La intención del PRO es que los autos mal estacionados por más de media hora puedan ser inmovilizados con este elemento, y que el dueño del vehículo tenga 30 minutos para pagar y que se lo suelten, porque si se pasara de ese lapso el auto sería acarreado. En el macrismo aseguran que el cepo es un elemento disuasivo, pero la oposición parece muy reacia a aprobarlo.

Por otra parte, el proyecto establece que el estacionamiento medido se podrá abonar con muchos medios de pago, incluidos tarjeta de débito y cobro por SMS.

Para la prestación del servicio, la Ciudad será dividida en cinco zonas, cada una con su propia empresa, en una concesión que durará diez años. Entre otras cosas, se plantea llevar de dos a diez la cantidad de playones de secuestro de los vehículos.

En la última sesión de la Comisión de Tránsito, el miércoles, se firmaron cinco despachos. Además del de PRO, hubo otros cuatro de legisladores de la oposición, quienes pidieron que se siga discutiendo el texto antes de llevarlo al recinto. Pero como la ley se puede aprobar con mayoría simple, y el macrismo cuenta con 29 de 60 bancas, podría quedar sancionada en la sesión del 28 de noviembre o en la del 5 de diciembre. De todas formas en el PRO aseguraron que seguirán conversando. “Queremos cambiar el paradigma, ir hacia una nueva política vial. Las empresas no cobrarán porcentaje de la recaudación sino un canon fijo por su servicio, y el resto del dinero irá al Estado. Ya hicimos muchos cambios respecto del proyecto original, y seguimos dispuestos a acordar con la oposición porque queremos que la ley sea aprobada con el mayor consenso posible”, aseguró Daniel Presti, el legislador de PRO que se ocupó de impulsar el proyecto.

Algunos de esos puntos que se eliminaron respecto del proyecto elaborado por el Ejecutivo fueron que se sacaron 30.000 espacios donde también se iba a cobrar por estacionar, que las motos no pagarán, y que no se harán operativos especiales de estacionamiento pago en los alrededores de los estadios cuando hubiera partidos de fútbol, recitales u otros eventos.

Lo cierto es que la relicitación del servicio es una deuda que tiene la Ciudad desde 2001, cuando vencieron los contratos de las empresas SEC y STO, que siguieron operando con prórrogas. Levantan unos 12.000 autos por mes, y le pagan al Estado apenas $ 30.000 mensuales de canon.

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario