Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

En La Boca, vive en la vereda y tiene su casa tapada con basura

Su dueño padece Síndrome de Diógenes y acumula toneladas de residuos. Gran preocupación entre los vecinos. (CABA La basura tapa casi todo el frente de la casa de Hernandarias al 1300. Foto: Emiliano Lasalvia Las ratas, cuentan los vecinos, suben por los caños o caminan en hilera por los alambres del tendal para colgar la ropa mientras que las cucarachas y otros insectos se filtran por las hendijas. Entre hierros...

Su dueño padece Síndrome de Diógenes y acumula toneladas de residuos. Gran preocupación entre los vecinos.

casa boca tapada basura

(CABA La basura tapa casi todo el frente de la casa de Hernandarias al 1300. Foto: Emiliano Lasalvia
Las ratas, cuentan los vecinos, suben por los caños o caminan en hilera por los alambres del tendal para colgar la ropa mientras que las cucarachas y otros insectos se filtran por las hendijas. Entre hierros y chatarra desparramados en la terraza se pasean varios gatos. Hay otros, muertos, entre la basura. La casa está colapsada por los residuos compactados en su interior con minuciosa artesanía. No hay espacio ni para abrir la puerta.

Hace nueve años, siete camiones de carga se utilizaron para transportar la basura acumulada allí, en la vivienda de la calle Hernandarias 1317, en La Boca. En ese momento, a raíz de varias denuncias en diferentes áreas del gobierno de la ciudad, se realizó un operativo que llevó alivio a los vecinos. Pero, ahora, la situación empeoró: el propietario, a quienes los vecinos identificaron como Eduardo Vilao, volvió a transformar su hogar en una suerte de basural que, por su volumen, ya ocupa parte de la vereda donde el hombre pasa las noches en un viejo sillón. Ya no tiene espacio para dormir bajo techo.

“Por más denuncias que hagamos es difícil que se entienda el problema; la mayor cantidad de basura está dentro de la casa y arriba del techo”, dice Marcela Lombardi a LA NACION, desde la terraza de su casa, con vista a la propiedad de Vilao. “En enero pasado, el hombre comenzó a sacar la basura a la vereda y no deja que nadie se la toque”, agrega a La Nación.

La propiedad que habita con su madre comparte la medianera con el depósito de desperdicios que se encuentra a 50 metros de una plaza. Ellas y las personas que viven en las casas linderas son quienes más sufren las consecuencias de tener cientos de kilos de residuos cerca. Aunque el problema ya se haya trasladado a la calle.

La fachada de Hernandarias 1317 casi no se ve. El ingreso principal está trabado con restos de una puerta verde que tiene pegada una bandera argentina. En el portón del garaje está atravesado un elástico de una cama antigua que hace de muralla. En las rejas de la única ventana que da al exterior comienza una trinchera de bolsas de nylon, bolsos, mochilas, botellas con agua, juguetes rotos, sillas viejas y un sillón negro destripado. Todo está protegido por una telaraña tejida con cientos de finos trazos de tela que aplastan la basura contra la pared.

“Ese elástico lo saqué yo y se lo quedó. Era de mi abuelo”, recuerda Lucila Colaneri en la vereda de su casa, pegada al basural. Ella, al igual que Paola Di Leva y Maximina Pereyra -también vecinas- realizaron varias denuncias en los últimos meses por diferentes vías para solicitar una nueva limpieza de la vivienda.

El gobierno de la ciudad informó que ya se realizaron dos operativos en el domicilio en cuestión, en los que se retiraron cientos de kilos de residuos: el primero fue el 8 de septiembre de 2005; el otro se realizó el 30 de noviembre de 2011. Para ambos fue necesaria una autorización judicial para ingresar en el domicilio ya que se trata de una propiedad privada. Por estos días el Ministerio de Ambiente y Espacio Público está tramitando una nueva solicitud de intervención a través de la Procuración General de la Ciudad.

El hombre, de unos 65 años, padecería lo que se conoce como Síndrome de Diógenes. “Se trata de un cuadro que reúne cambios conductuales y sociales que ocurren, generalmente, en personas mayores que viven aisladas y en estado de abandono personal, extrema suciedad, apatía, rechazo al contacto social y hostilidad”, explicó a LA NACION el psiquiatra y psicoanalista y miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), Enrique Rozitchner.

“La acumulación de basura no es percibida con conciencia de enfermedad, ni con angustia, siendo muy difícil la ayuda y tratamiento”, agregó. “El síndrome puede ser una elección personal o ser el emergente de una situación social excluyente que obliga a un sujeto a vivir en su propio mundo. En ocasiones es motivado por enfermedades psiquiátricas graves tales como la esquizofrenia”, aportó su colega, Gustavo Corra

Comentarios

Ingresa tu comentario