Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

En el Palacio Duhau de Recoleta, Massa y De Narváez cierran un acuerdo

En una negociación en secreto, Massa y De Narváez cierran una alianza electoral que incluye Capital y Provincia. Es un gran paso camino a 2015. (CABA) Fueron rivales en la última elección y negociaron en secreto. Massa quiere seguir aglutinando actores con peso propio –poco o mucho pero con peso propio al fin– y armar una interna competitiva en el principal distrito del país, donde el oficialismo tiene su mayor...

En una negociación en secreto, Massa y De Narváez cierran una alianza electoral que incluye Capital y Provincia. Es un gran paso camino a 2015.

massa de narvaez 1

(CABA) Fueron rivales en la última elección y negociaron en secreto. Massa quiere seguir aglutinando actores con peso propio –poco o mucho pero con peso propio al fin– y armar una interna competitiva en el principal distrito del país, donde el oficialismo tiene su mayor caudal de votantes. Y De Narváez necesita un candidato presidencial para reflotar su tercer intento de pelear por el sillón de la gobernación de la provincia de Buenos Aires y la única condición que pone es que le abran la puertas de las primarias del Frente Renovador.

Pero los condiciona, justamente, el archivo. Lo explica así uno de los protagonistas centrales del acuerdo: “Necesitamos tiempo para poder construir un discurso que suene coherente. El aterrizaje de Francisco debe ser paulatino. Queremos que empiece a hacer gestos que estén a tono con nuestro proyecto, a nuestra idea de que no todo es ‘ella o vos’, como él decía”.

Claro. Massa y de Narváez fueron rivales acérrimos en las últimas legislativas. El spot más recordado de la campaña de De Narváez contenía una canción –que llevaba su voz– en la que se oía “massismo es más de lo mismo, massismo es más kirchnerismo”. Hasta hace poco más de un año, De Narváez decía que “Massa es Cristina” y que el mejor candidato del peronismo era Daniel Scioli. Quien fue siempre su mano derecha, Gustavo Ferrari, ocupa hoy un rol clave en el gobierno bonaerense.

El alejamiento de De Narváez de Scioli se produjo cuando comprobó que el destino del gobernador estaba atado al de la Casa Rosada. “Yo no estuve ni estaré en el Frente para la Victoria”, suele decir el diputado. Cierto: si algo se le reconoce al diputado es que fue siempre un tenaz opositor. Aún se recuerda la victoria que le propinó en 2009 al ex presidente Kirchner.

El primer acercamiento se produjo después de que en el Frente Renovador tomaron nota de que el denarvaísmo estaba hablando con el PRO de Mauricio Macri. Esos coqueteos fueron en sintonía con los idas y vueltas de Martín Insaurralde. Massa le pidió entonces a su principal operador, Juan José Alvarez, que tendiera puentes con De Narváez. Hubo varias reuniones.

Sin embargo, la charla que marcó un antes y un después habría sido en el Palacio Duhau. Allí habrían estado reunidos dos semanas atrás Massa, De Narváez y los empresarios de medios José Luis Manzano y Daniel Vila. “No va a haber anuncios en el corto plazo, pero te aseguro que hoy el acuerdo está cerrado”, contó el jueves a Clarín un político que conoce a los protagonistas. Otra fuente, un operador todoterreno que trabaja para ver derrotada a Cristina, contó: “Sergio y Francisco tienen diferencias de estilos y también personales pero priorizarán la política”.

La aspiración de Massa pasa por contener a todos en la interna bonaerense –léase Darío Giustozzi, Gustavo Posse, Felipe Solá y Mónica López, a los que se sumarían De Narváez y tal vez Insaurralde– para potenciar su candidatura presidencial. No le será sencillo.

En unas horas, saldría el candidato de Massa para la Capital Federal, que mucho tiene que ver con este encuentro. Varios hablan de “un candidato respetado en el ámbito empresario”. Es ahí, “donde el espacio quiere sacar diferencia”, sostuvieron a parabuenosaires.com varios armadores políticos massistas.

Comentarios

Ingresa tu comentario