Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

En dos años, llegan los súper sin cajeros humanos

Ya hay 60.000 supermercados donde el mismo cliente se encarga de escanear los productos. Cada máquina cuesta u$s 50.000. El concepto de showrooming consiste en un self check. Pronto llega a Buenos Aires. ¿Se imagina un supermercado sin cajeros, donde usted mismo sea quien pase los productos por el escaner? No se trata de ciencia ficción, sino que ya hay 60.000 supermercados en el mundo que tienen cajas donde no...

Ya hay 60.000 supermercados donde el mismo cliente se encarga de escanear los productos. Cada máquina cuesta u$s 50.000. El concepto de showrooming consiste en un self check. Pronto llega a Buenos Aires.

¿Se imagina un supermercado sin cajeros, donde usted mismo sea quien pase los productos por el escaner? No se trata de ciencia ficción, sino que ya hay 60.000 supermercados en el mundo que tienen cajas donde no hay ninguna persona, sino que el mismo cliente se encarga de escanear los productos uno por uno.

Tiendas como Walmart y Carrefour lo tienen en los Estados Unidos, Europa y la zona de Asia Pacífico. El concepto, denominado showrooming, consiste en un self check out.

Cada una de estas máquinas sale unos u$s 50.000, pero aparte existe un costo de implementación y desarrollo de software. La máquina tiene un algoritmo que mide el formato y peso de cada producto, para evitar que el cliente se quiera pasar de vivo y embolse un producto sin antes escanearlo. En caso de que detecte que la persona pone el producto en la bolsa sin pasar por el escaner suena una alarma, del mismo modo que si el cliente tiene menos de 18 años y lleva alcohol o cigarrillos. Además, hay un oficial del supermercado cada cuatro cajas supervisando la situación.

“El objetivo con esto es que la tecnología se ocupe de los procesos repetitivos, mientras los seres humanos puedan asistir a la gente dentro del local, para ayudar a encontrar lo que necesiten”, explica Gustavo Nucenovich, presidente y gerente general de NCR, quien revela que están actualmente trabajando con este desarrollo para poder implementarlo en el mercado local dentro de uno o dos años.

El tema es que deben adaptar la logística tributaria, la ley fiscal, las tasas municipales de cada provincia, y el IVA que aplica a cada producto en la Argentina.

El desarrollo del sistema implica la selección de los locales que contarán con estas máquinas. Allí también habrá una suerte de cajero de autoservicios, donde el cliente insertará una tarjeta de fidelidad, o también podrá haber reconocimiento facial o mediante una huella. Desde ahí el usuario podrá imprimir un papel donde le darán el camino que debe recorrer con el changuito para comprar todo lo que necesita, y así poder hacerlo lo más rápido posible, sin pérdida de tiempo.

Otra de las ventajas que se podrán implementar con este dispositivo son las ofertas personalizadas, de acuerdo a lo que suele consumir cada cliente, en lugar de tener que hacer un descuento masivo para todos, como se lleva a cabo hoy. “El objetivo es brindar más servicios al cliente”, sostiene Sebastián Castillo, director de Servicios al Cliente de NCR.

Otra de las intenciones con este sistema consiste en tratar de reducir los costos de merma por la gran cantidad de stocks de distintos productos que se van acumulando en los depósitos, muchos de ellos perecederos, que deben venderse antes de su fecha de vencimiento.

Este tipo de terminales de autoservicios no sólo se instalan en los supermercados, sino que NCR ya comenzó con un plan y los colocó en Edesur. La empresa de energía eléctrica tenía serios inconvenientes cuando se acumulaba una gran cantidad de usuarios en la sede de la compañía, que acudían porque no les llegaba la factura o porque le habían cortado el suministro de luz por no haber pagado la cuenta. Ahora, la situación logró descomprimirse, ya que la gente hace los trámites en estas terminales, denominadas Edesur Express, que salen entre u$s 20.000 y u$s 30.000 cada una. Allí, uno puede pedir su factura para que se la emitan y pagar ahí mismo, ya que las máquinas dan vuelto tanto en monedas como en billetes.

Fuente: ElCronista

Comentarios

Ingresa tu comentario