Buenos Aires, 25/03/2017

En Ciudad Jardín mataron al padre de un ex jugador de Boca

Eder Stocco, padre de Marcelo Stocco, tenía 83 años

(PBA) Los Stocco, perdieron al jefe de la familia de una manera absurda: cuatro ladrones que cometieron un brutal raid delictivo en el conurbano bonaerense le dieron un tiro en el pecho para robarle su auto. A un jubilado de 83 años que, sentado en su coche, no podía ofrecer mucha resistencia. Igual le tiraron a matar. Todo terminó con tres detenidos y otra familia destruida por un caso de inseguridad en la Provincia.

“Fue un robo al voleo para llevarse algo, y lo único que se llevaron fue la vida de mi viejo”, dijo conmocionado, Marcelo Stocco, poco antes del sepelio de los restos de su papá. “Estamos esperando que la ruleta rusa nos toque a nosotros”, resumió el ex delantero de Boca, con una mezcla de dolor, resignación y bronca.

Eran las tres y media de la tarde del sábado cuando Eder Stocco llegó a su casa, en la esquina de Aviador Curtis y Aviador Patallo, en Ciudad Jardín Lomas del Palomar, al noroeste del GBA. Había ido a buscar a la peluquería a su esposa, de 77 años, en su Hyundai 10 de unos 4 años de antigüedad. El hombre había tenido durante gran parte de los últimos años un Renault Megane, peros sus hijos lo convencieron de cambiarlo para pasarse a un modelo más nuevo.

Su esposa bajó y él estaba en el interior del coche cuando apareció un Ford Fiesta, gris, del que salieron tres ladrones. No se sabe por qué actuaron con tal sangre fría, pero le dispararon en el pecho. La mujer salió a los gritos de la propiedad, que ya había sufrido un intento de robo a fines del año pasado. No pudieron hacer nada, porque Eder ya estaba agonizando: murió en el Hospital Bocalandro.

Luego de matar a Stocco, los ladrones no dieron marcha atrás con su objetivo. Siguieron delinquiendo. Mientras los buscaban los investigadores de la Coordinación Departamental de Investigaciones (CDI) Tres de Febrero, cerca de las 20, los mismos sospechosos cometieron una entradera en una casa de Bella Vista, partido de San Miguel, a unos 14 kilómetros de la escena del crimen del jubilado italiano.

Tras un operativo cerrojo en la zona, el coche fue localizado en el cruce de ruta 8 y camino del Buen Ayre, a la altura de Bella Vista. La adolescente fue liberada, ilesa, pero los ladrones escaparon hasta Hurlingham, donde cayó detenido uno de los sospechosos, de 31 años.

A su vez, un segundo delincuente entró a una casa ubicada en Alfredo Palacios al 2000, en la que una familia festejaba un cumpleaños, pero fue descubierto y detenido por los agentes que continuaban la persecución. Le secuestraron un handy con frecuencia policial, el celular y el reloj presuntamente robado al vecino de la calle Quirno de Bella Vista, más dos pistolas calibre 22 largo con nueve cartuchos.

Por último, en las afueras de una casa de la calle Isabel del Maestro al 1100, a unas dos cuadras de donde se desarrollaba la fiesta, los policías detuvieron al tercer prófugo, un joven de 26 años, mientras pretendía escapar por los techos.

En su poder tenía una mochila con un revólver calibre .32 con dos cartuchos, ocho clavos “miguelitos”, una caja de 31 cartuchos .22 largo, una cinta de embalar y un juego de guantes. En el Ford Fiesta, además, encontraron una pistola automática calibre 6.35.

“Que se sepa que el raid que hicieron estos delincuentes no fue solo un raid de robo. Dejaron a mi viejo muerto”, advirtió Marcelo Stocco. Lo recordó como un “emprendedor” y remarcó su vitalidad. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario