Buenos Aires, 18/10/2017, edición Nº 1799

En Boedo, los vecinos no quieren la nueva cancha

Confirmada la venta de Carrefour a San Lorenzo, la gente teme que sus propiedades pierdan valo

Boedo está revolucionado. Luego de que Carrefour aceptara la oferta de $ 150 millones que San Lorenzo hizo por el terreno de Avenida La Plata al 1700, la vuelta al barrio se hizo realidad. El nuevo estadio comenzará a construirse en alrededor de un año y medio, pero los hinchas del Ciclón ya revientan la sede –ubicada al lado del hipermercado– para comprar más metros cuadrados y así solventar el gasto entre todos. Aunque la promocionada vuelta a Boedo tiene un lado B que se contrapone a la alegría y la euforia. Son los vecinos históricos del barrio que no se resignan a tener otra vez una cancha de fútbol “enfrente” de sus casas. Hablan de inseguridad y temor porque se desvaloricen sus propiedades.

“Nadie dice nada sobre qué pasará con las casas que están en la misma cuadra del futuro estadio. Indudablemente no se puede hacer nada cuando hay tanta gente y tanta plata detrás. Cuando la cancha anterior estaba, estas casas ya existían, pero ahora no sabemos qué va a pasar porque dicen que el nuevo proyecto va a ser grande e importante”, le cuenta a Clarín una vecina de la misma manzana que el actual Carrefour –sobre Bartolomé de las Casas–, quien pidió que no se publique su identidad por temor.

Puso el foco, además, en la falta de diálogo que, según ella, hay entre el club y los vecinos del barrio: “Acá se le da la importancia a la alegría de la gente de San Lorenzo. Pero a nadie se le ocurre venir a tocarles el timbre a los vecinos y preguntarnos qué opinamos. Falta diálogo con los dirigentes y los vecinos. Y hay temor a los barrabravas. Los días previos a que aceptara la venta, Carrefour estuvo cerrado por temor a que los barras rompieran todo. Imaginate lo que será cuando esté la cancha”, se resigna.

Julio González, hincha del Ciclón, coincide con su vecina: “Utilizan políticamente a los barras para estas cosas”. Además, explicó que está en contra de la cancha porque considera que el valor de la propiedad bajará: “No se va a poder vivir cómodo. Me gustaría mudarme, pero hoy esta casa no se vende. Socialmente, traer el Gasómetro acá no tiene sentido. En el barrio no hay buenos accesos y la inversión podría hacerse en ampliar la sede, que es mucho más lógico, pero esto es inentendible”. Luis Jorge, que no quiso dar a conocer su apellido, coincide y marca los mismos problemas que González: “Si hay una oferta por mi casa la vendo y me voy. Soy de San Lorenzo pero una cancha acá trae problemas. El límite de mi propiedad da justo al Carrefour, está pegada… Otra problemática es el impacto ambiental que el estadio pueda ocasionar. Por ahí con un buen polideportivo puede andar la cosa, pero hacer un estadio me parece demasiado para la zona”, explica y asegura que también vio a los barras presionando a Carrefour “Iba a comprar y veía cómo salían de la sede para cortar el paso al supermercado. Una vergüenza”.

A pocos metros, también sobre Bartolomé de las Casas, vive Jorge Silva, que no es hincha de San Lorenzo pero está a favor de la mudanza del estadio. Según él, con la llegada del Gasómetro “va a haber más seguridad”. Y explica: “Yo vivo hace más de 30 años acá, y cuando estaba el club, no había robos. Ahora a mi mamá la afanaron en la esquina y a mí ya me robaron dos veces el auto acá en la puerta de mi casa, donde también hace unos meses balearon a un pibe. Cuando construyan el estadio se va reactivar el barrio. Y las propiedades no tienen por qué bajar, si a seis cuadras está el subte y pasan un montón de colectivos…”

Desde el club defienden el proyecto y buscan llevarle tranquilidad a los vecinos. Marcelo Culotta, de la subcomisión del hincha, le aseguró a Clarín que “no se va a demoler ninguna casa. Para hacer el estadio, a San Lorenzo le alcanza con el terreno que ya compró. Y todavía no está el proyecto final y para terminarlo falta bastante. Los vecinos hablan desde el desconocimiento total. El beneficio que te da un club no te lo da un supermercado. Tiene un gran impacto social. Va a sacar miles de pibes de la calle. San Lorenzo es el vecino más grande de Boedo y el más interesado en defender al barrio”. FB

Comentarios

Ingresa tu comentario