Buenos Aires, 22/11/2017, edición Nº 1834

En Balvanera hay un proyecto para que la gente no vidente pueda andar en bicicleta

Carlos García, ciego de nacimiento, es el creador de esta idea y busca fondos y voluntarios para llevarlo adelante

(CABA) Carlos García, que tiene 34 años y es ciego de nacimiento, recuerda uno de los momentos más placenteros de su infancia. “Cuando era chico andaba en bicicleta en un club a donde íbamos el fin de semana con mi familia. En una cancha de fútbol -aclara- ahí mis papás me permitían andar solo. Para mí era muy lindo porque significaba poder disfrutar de jugar como lo hace cualquier chico, más allá de tener una discapacidad.”

Hoy, varios años más tarde, Carlos encabeza una campaña para lograr que quienes tienen su misma dificultad puedan experimentar este deporte. Porque para él “andar en bici genera una sensación de mucha libertad y soltura”. En este sentido cuenta: “Yo no puedo ver pero mientras pedaleo, durante el recorrido, disfruto del aire, del sol y del clima que forman parte del paisaje”. Por eso su deseo es conseguir bicicletas modalidad tándem, para personas ciegas y con baja visión a fin de llevar adelante actividades grupales de entrenamiento en ciclismo adaptado coordinadas por instructores profesionales con el acompañamiento de voluntarios.

La campaña es impulsada desde la asociación civil donde Carlos participa como voluntario: Tiflonexos, que trabaja para lograr la plena inserción de personas con discapacidad visual en distintos ámbitos y cuenta con el apoyo de la organización social Pazafavor para la difusión. “Este proyecto se enmarca en lo que es una sociedad más inclusiva para dar igualdad de oportunidades. Porque muchas veces se enfoca la discapacidad sólo desde la mirada médica y se deja de lado el ocio y la recreación que ayudan tanto al estado emocional y a la psiquis”, opina Carlos.

“Hasta ahora tenemos tres bicicletas (dos para adultos y una para niños) y queremos conseguir más para poder salir en grupo, porque eso es justamente lo interesante de esta propuesta. También estamos invitando a la gente a sumarse como voluntaria. El voluntario guía que va adelante en la bicicleta participa de la misma manera que la persona con discapacidad visual: los dos hacen el mismo deporte al mismo tiempo, y eso es lo positivo y enriquecedor. Recorren lugares nuevos y los voluntarios guías generalmente les van contando a las personas con discapacidad visual sobre el paisaje. Disfrutan juntos”, añade Lecuona.

Entre las personas que ya se sumaron al proyecto se encuentran los argentinos Raúl Villalba, ciclista con baja visión que obtuvo una medalla de bronce en los últimos Juegos Parapanamericanos de Toronto, y Martín Kremenchuzky, primer deportista ciego del país que completó el triatlón Ironman de Brasil en junio de 2015.

Aquellos que estén interesados en colaborar con la compra de bicicletas o como voluntarios pueden contactarse por mail a tiflonexos@tiflonexos.com.ar o por teléfono al (011) 4951-1039. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario