Buenos Aires, 22/02/2017

En 2016, hubo casi 2,6 piquetes por día hábil en la Ciudad

Buenos Aires fue escenario de 644 cortes, y tal como se notó en las calles, diciembre fue el peor mes y elevó mucho el promedio.

(CABA) Los porteños tuvieron que soportar el año pasado casi 2,6 piquetes por día hábil. La Ciudad fue escenario de 644 cortes, y tal como se notó en las calles, diciembre fue el peor mes y elevó mucho el promedio.

Así surge del informe final del año que realizó la consultora Diagnóstico Político. En diciembre hubo 72 piquetes, a razón de 3,6 por día hábil. La cifra del mes pasado incrementó el total anual: salvo en agosto (70 cortes) el resto de los meses estuvo por debajo. La cifra de diciembre fue incluso mayor que la del mismo mes del año pasado, que había cerrado con 66.

A lo largo del conflictivo año pasado, las organizaciones sociales fueron las que más piquetes hicieron, con 203. Les siguieron los estatales, con 166; y recién después los privados, con 98.

En el caso de las organizaciones piqueteras, a las protestas por la situación social se le sumó el año pasado el repetido reclamo por la libertad de Milagro Sala. Entre los estatales, hubo varias marchas a principio de año cuando el Gobierno despidió a empleados. Y entre los privados se pueden destacar las numerosas marchas que hicieron los taxistas contra la empresa Uber, y que los llevó a manifestarse en el Obelisco, en varias esquinas sensibles de la ciudad y hasta en las puertas de la sede del Gobierno porteño, en Parque Patricios.

La tendencia en la ciudad no hizo más que seguir lo que pasó el año pasado en todo el país, donde se registraron más piquetes que en 2015: fueron en total 6.491 cortes de vías, un 3% más que el año anterior. La provincia de Buenos Aires lideró el ranking distrital con 147 cortes, y los 72 de la ciudad le valieron el segundo lugar. Entre las dos jurisdicciones alcanzaron el 28% del total nacional. El año pasado fue el segundo con más cortes a nivel país desde 2009, cuando se empezó a hacer el relevamiento. El peor sigue siendo 2014, con 6.805 piquetes, siempre según Diagnóstico Político.

El alza notable de la conflictividad en diciembre obligó al oficialismo a responder. El propio presidente Mauricio Macri le pidió a su sucesor en la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, más acción para ordenar la protesta social. El jefe de Gobierno se comprometió públicamente a que a partir de ahora, ya con la nueva Policía de la Ciudad, empezarán a actuar en las calles. “No aguantamos más como sociedad”, reconoció el vicejefe, Diego Santilli. En el Gobierno porteño aseguraron que para controlar los cortes contarán con 250 efectivos de la Infantería y 150 de la Montada que pertenecían a la Federal y fueron traspasadas a la nueva fuerza de la Ciudad.

Lo concreto es que este año, pese a las promesas de campaña y los anuncios de protocolos antipiquetes, se hizo poco y nada, acaso por temor a exacerbar la conflictividad social y para evitar choques entre la policía y grupos de agitadores. Fuentes de la Justicia porteña se quejaron de que, pese a que el macrismo controla tanto la Nación como la Ciudad, las fuerzas de seguridad siguieron sin informar de los cortes. A fin de marzo, la Fiscalía General de la Ciudad publicó un protocolo de acción en caso de cortes, por el cual la policía debe actuar de oficio, avisarle al fiscal e intentar dialogar con los organizadores para liberar al menos una parte de la calzada.

Es que, pese a que jamás se cumple, la ley sigue diciendo que no se puede cortar la calle sin permiso. El artículo N° 78 del Código de Contravenciones porteño sanciona con uno a cinco días de trabajos de utilidad pública o multa de $ 200 a $ 1.000 a quien “impide u obstaculiza la circulación de vehículos”, salvo que “con razonable anticipación” le de aviso a las autoridades y respete los ordenamientos del tránsito. Además, el artículo N° 69 castiga con $ 1.000 a $ 5.000 o dos a diez días de arresto a quien obstaculice un servicio público como el transporte, situación que claramente se vio cuando las protestas bloquearon el Metrobus de la 9 de Julio, por ejemplo. NR


Fuente: Clarín