Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

En 2015, puede no haber más autos importados en el país

Por el cepo cambiario, ya casi no se traen vehículos del exterior. Las concesionarias venden las unidades que les quedan en stock, pero ya no pueden reponerlas. De no haber cambios, en apenas unos meses se habrán agotado (CABA) En 2013, la venta de vehículos de alta gama rompió todas las marcas gracias a la diferencia que los compradores hacían entre el dólar oficial y el dólar libre. A fines...

Por el cepo cambiario, ya casi no se traen vehículos del exterior. Las concesionarias venden las unidades que les quedan en stock, pero ya no pueden reponerlas. De no haber cambios, en apenas unos meses se habrán agotado

autos importados

(CABA) En 2013, la venta de vehículos de alta gama rompió todas las marcas gracias a la diferencia que los compradores hacían entre el dólar oficial y el dólar libre. A fines de ese año, el Congreso sancionó un fuerte impuesto para frenar la maniobra, pero afectó también al mercado de autos nacionales y de gama media por la falta de una actualización inflacionaria.

Esa tasa, junto con el cada vez más restrictivo cepo al dólar, provocaron que las compañías ya casi no puedan traer autos importados. En estos días, las concesionarias trabajan con las unidades que tienen en stock, pero ya no pueden reponerlas. Si las complicaciones se extienden, estiman que en 2015 ya no quedarán en el país 0 km. importados para la venta.

“La situación es crítica. Las empresas ya no pueden seguir importando autos si el Gobierno no les vende los dólares para pagar a los proveedores y casas matrices. Por eso, se están vendiendo los autos que hay en stock, pero es difícil que se repongan”, confirmó un empresario que pidió preservar su identidad al diario Ámbito Financiero.

De concretarse ese pronóstico, el mercado argentino tendrá un radical cambio. De acuerdo con la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), el 57% de los autos nuevos que se venden en el país provienen del exterior, según el informe que difundió este lunes.

Ante ese panorama, las pocas concesionarias que aún tienen alguna forma de importar vehículos intentan comprar la mayor cantidad de 0 km. para abastecerse para lo que viene. “Si van a faltar autos, el que los tenga va a hacer la diferencia. En situaciones como esta, lo lógico es stockearse”, explicó al mismo medio el dueño de una concesionaria. El apuro se debe también al temor a que haya una nueva devaluación que encarezca la operatoria.

En reiteradas ocasiones el Gobierno se negó a modificar el impuesto a los llamados vehículos de alta gama. Pero para intentar revertir el alicaído mercado automotor, lanzó el plan Procreauto, un programa de créditos a tasas subsidiadas para la compra de unidades cero kilómetro.

La iniciativa, como reconoció este lunes la propia Cristina Kirchner, no termina de despegar. En la conferencia de prensa que dio para anunciar el nuevo Salario Mínimo, Vital y Móvil, la Presidente acusó a los empresarios de retener las unidades. “Le pido al sector automotriz que venda los autos, tenemos muchas quejas. Suspenden empleados y no venden autos”, acusó.

Comentarios

Ingresa tu comentario