Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

Empresas locales buscan cada vez más la inclusión social

Poco a poco más empresas buscan cumplir con su obligación de incorporar personas con distintas discapacidades en el ámbito laboral. (CABA) Atención al público y telefónica, trabajos administrativos, y analistas de sistemas son algunas de las tareas que personas con discapacidad suelen desempeñar en las empresas que cuentan con programas de inclusión. Las compañías consultadas por Ámbito Biz reconocen que no es una misión sencilla, aunque coinciden en resaltar diversos...

Poco a poco más empresas buscan cumplir con su obligación de incorporar personas con distintas discapacidades en el ámbito laboral.

31

(CABA) Atención al público y telefónica, trabajos administrativos, y analistas de sistemas son algunas de las tareas que personas con discapacidad suelen desempeñar en las empresas que cuentan con programas de inclusión. Las compañías consultadas por Ámbito Biz reconocen que no es una misión sencilla, aunque coinciden en resaltar diversos factores: la contratación de estas personas enriquece los valores dentro de los equipos de trabajo, al mismo tiempo que refuerza la imagen hacia los clientes. Las empresas, además, trabajan con el resto de los empleados para mejorar la integración.

La Fundación DISCAR trabaja desde 1991 con personas con discapacidad intelectual y desde entonces cuenta con el programa EcA (Empleo con Apoyo), destinado a integrarlas en el ámbito laboral. Su presidenta, Victoria Shocrón, explicó que si bien hay exenciones impositivas, por lo general cuando se contrata a personas con discapacidad no es el punto que mayor incidencia tiene para hacerlo, mientras que la mayoría que no lo hace es porque tiene temor.

El temor a lo desconocido es algo que debemos respetar, pero allí es donde nosotros trabajamos, sensibilizando y capacitando al personal de las empresas, modificando el entorno y dando la posibilidad de que conozcan sobre esta realidad que genera aportes más que positivos, señala Shocrón.

Atentos a la necesidad de trabajar en la inclusión, surgió Incluyeme.com, un espacio de encuentro en el que empresas con programas de inclusión laboral y candidatos de sectores postergados pueden encontrarse. Se trata del primer portal inclusivo de Latinoamérica, y desde sus inicios ya sumó al ámbito laboral a más de 80 personas por lo general en grandes empresas. Uno de los últimos casos es el de Gabriel, un analista de sistemas no vidente que se desempeña en la consultora Accenture.

Hay empresas que llevan adelante programas de inclusión y están interesadas en profundizarlos. Para ellos somos una herramienta útil, ya que anteriormente muchas veces terminaban desestimando esta iniciativa por no poder cubrir sus vacantes. Y existen también otras empresas que aún no los tienen, pero están interesadas en dar los primeros pasos. Colaboramos con ellos mediante capacitaciones, consultoría y asistencia, explica Pablo Veltri, director de Incluyeme.com.

Veltri sostiene que una de sus misiones es la de derribar los prejuicios. Algunos hacen referencia a la dificultad legal de despedir a una persona con discapacidad, otros simplemente tienen miedos, otros dicen que una persona con discapacidad puede tener un rendimiento menor que el de una persona convencional, señala. Y agrega: La realidad es que la ley de contrato de trabajo es la misma para todos; no hay excepciones para personas con discapacidad y la empresa está amparada por los mismos derechos que al emplear a otras personas. Además, alguien con discapacidad, empleado en el puesto correcto, rinde igual que cualquier otro empleado, incluso a veces se ha demostrado que su nivel de compromiso, al habérsele dado una oportunidad, puede ser superior. Según cifras oficiales, siete de cada diez personas que sufren algún tipo de discapacidad no tienen empleo. El Estado implementó diversas medidas, principalmente beneficios fiscales, en busca de promover el empleo en este sector. A nivel nacional rige la posibilidad de deducir un 70% del Impuesto a las Ganancias o Sobre los Capitales. También la Ley 22.431 establece que los empleadores que contraten trabajadores con discapacidad por tiempo indeterminado gozarán de la exención del 50% de las contribuciones patronales por el período de un año, mientras que la 24.031 estipula un descuento del 50% en contribuciones patronales por la contratación de grupos laborales protegidos. Asimismo, por la Ley 24.147 se exime del 33% en contribuciones a la seguridad social por un año, siendo efectiva cuando dicha incorporación de personal produzca un incremento neto en la planta de una empresa que emplee hasta 80 trabajadores. Si es beneficiario del programa Jefe o Jefa de Hogar, la exención será del 50%.

A través de la asociación con DISCAR son varias las empresas que ya se animaron a sumar a su plantel personas con discapacidad. Tras el primer contacto con una compañía, el programa se inicia con la detección de un puesto y la evaluación del postulante a él. Luego llega el momento de la capacitación y una vez incorporado al ámbito laboral, continúa su supervisión, la de su familia y la de la compañía durante todo el período de contratación. Una de las empresas que se sumaron al EcA es Falabella. Nuria Roset, jefa de RSE del grupo, destaca la importancia de la inclusión a través del empleo y la contribución que hace al resto de la sociedad. El impacto en el resto de los trabajadores y en los clientes es altísimo; más allá de la persona a la que estás incluyendo ayuda mucho a concientizar.

Falabella comenzó a trabajar con personas con discapacidad hace cinco años, pero intensificó las tareas en los últimos dos, sumando la contratación como proveedores de distintas organizaciones. Actualmente emplea a cerca de 60 personas en diversas áreas. Roset evalúa que muchas empresas aún tienen cierto temor a lo desconocido que las frena a sumarse a estos programas y que la legislación ayuda, pero si la empresa no lo toma como propio el cambio es muy difícil. Aunque considera que los prejuicios van desapareciendo y que la Argentina está mejor encaminada que hace 10 años.

Por su parte, la gerente de Talento de la cadena Farmacity, Mariana Neira, comenta que desde la empresa valoran la incorporación de estas personas como un gran aporte para la comunidad, que enriquece tanto a los equipos de trabajo como la imagen de la compañía frente a los clientes. Cuando conoces y tenés la experiencia, no lo dudás, asegura.

Otra empresa es McDonald’s, donde trabajan más de 100 jóvenes que realizan las mismas tareas y con las mismas responsabilidades que el resto. El gerente de Marketing de Arcos Dorados, Patricio Nóbili, señala que desde la cadena promueven la diversidad y la inclusión, valores que consideramos indispensables para construir una sociedad más justa y transparente.

Sin duda, lo más relevante es el aporte que se da a la sociedad al incorporar al ámbito laboral a un sector relegado. En síntesis, animarse depende de impulsar un cambio cultural, pero la satisfacción es grande y la experiencia, fortalecedora.

Fuente: Ambito Financiero

Comentarios

Ingresa tu comentario