Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Empleadas domésticas: rechazadas por las obras sociales y sin cobertura de ART

Pese al nuevo régimen que le otorga a las empleadas domésticas los derechos básicos de cualquier trabajados, las ART aún no les otorgan cobertura y las obras sociales no las aceptan. (CABA) Con el nuevo régimen, al personal doméstico se le reconocieron derechos básicos de los que ya gozaban los demás trabajadores, como vacaciones pagas, días de licencia, cuentas sueldo y un seguro de riesgos de trabajo. La norma se aprobó hace más...

Pese al nuevo régimen que le otorga a las empleadas domésticas los derechos básicos de cualquier trabajados, las ART aún no les otorgan cobertura y las obras sociales no las aceptan.

IMAGEN-8108360-2

(CABA) Con el nuevo régimen, al personal doméstico se le reconocieron derechos básicos de los que ya gozaban los demás trabajadores, como vacaciones pagas, días de licencia, cuentas sueldo y un seguro de riesgos de trabajo. La norma se aprobó hace más de un año, pero el Gobierno la reglamentó recién el mes pasado. Y todavía no puede cumplirse en dos puntos centrales: las ART aún no cubren empleadas domésticas y muchas obras sociales se niegan a afiliarlas.

Por supuesto, todos los derechos sólo benefician a los empleados que están registrados. Entre otras pautas, la ley 26.844 dispuso en marzo de 2013 que los empleadores deben contratar un seguro que responda en caso de accidentes laborales. La regla fue clara, pero las compañías del sector planteaban que no estaba reglamentada.

Finalmente, hace ya tres semanas, un decreto presidencial aclaró que ese derecho sólo podrá entrar en vigencia cuando la AFIP y las superintendencias de Riesgos del Trabajo y de Segurosdicten la normativa necesaria”. Es decir, una vez que definan las características y los precios de las coberturas.

De esas precisiones, hasta ahora, no hubo novedades. Así que aún se ignora cuánto costará tener una empleada. Sólo se adelantó que las cuotas de las ART estarán fijadas por el Gobierno y variarán según la cantidad de horas trabajadas. Según se estimó, el precio del seguro podría llegar a $ 60 mensuales. Lo que se agregaría a los pagos de jubilación y obra social, que hoy rondan entre $ 20 y $ 135 entre aportes y contribuciones.

Otro importante derecho ratificado por ley fue el de poder elegir la obra social, en el marco de un Régimen Especial de Seguridad Social aprobado en 1999. Así, en teoría, las empleadas podrían optar entre más de 200 entidades, que deben garantizarles las prestaciones básicas. Pero en los hechos, cuando intentan afiliarse, suelen rechazarlas o ponerles todo tipo de trabas.

En una consulta a 12 grandes obras sociales, desde el lugar de un empleador, se preguntó si era posible afiliar a una empleada doméstica: en el 75% de los casos la respuesta fue que no, pese a ser entidades que, según la Superintendencia de Servicios de Salud, deben “atender nuevas afiliaciones o recibir nuevas opciones” del personal doméstico.

No las estamos tomando por falta de cupo”, responden en obras sociales como la de Seguros (Osseg) y la de Personal de Farmacia (Ospf), y sugieren volver a preguntar más adelante. Otras ni siquiera dejan abierta la posibilidad. “No tomamos personal de servicio doméstico”, dicen en la de la Unión Obrera Metalúrgica (Osuomra). “Hace años no se hacen esos traspasos”, agregan en la de los encargados (Osperyh).

Similar en las de gastronómicos (Osuthgra) y de Peones de Taxis (Ospetax): dijeron que el ingreso está suspendido para el personal doméstico y los monotributistas. Y en la de Choferes de Camiones (Oschoca) tampoco dudaron: “Hace tres años que no los estamos afiliando”.

Tuvimos que ir varias veces y llenar un montón de papeles, pero nos decían que el cupo estaba lleno. Después de mucho insistir logramos que la inscribieran, pero después no le daban el carnet”, relató una empleadora que, hace menos de un año, ayudó a su empleada a entrar en la obra social del gremio de la Construcción. En otras, mientras, el rechazo se fundamenta en que no superan un supuesto “mínimo de ingresos” requerido.

Eso sí, en unas pocas, como la Ferroviaria (Osfe) y la de Comercio (Osecac), las respuestas fueron positivas. Y también en Ospacp, la propia del gremio de las empleadas. “ Muchas obras sociales no las aceptan porque sólo se reciben $ 90 mensuales por cada una, mucho menos que por otros trabajadores. Por eso, nosotros les garantizamos a las compañeras las prestaciones básicas, quizás sin las mejoras que otros gremios puedan brindar con un ingreso mayor”, contó Carlos Brassesco, apoderado de la Unión Personal Auxiliar de Casas Particulares. Al ser de las pocas coberturas donde las aceptan, en el último año esa obra social sumó 50.000 afiliados.

Votado por unanimidad, el nuevo régimen prohíbe contratar a menores de 16 años, limitó los períodos de prueba y la jornada laboral, reconoció un descanso semanal de 35 horas corridas y reguló el pago de horas extras, aguinaldo, vacaciones, licencias e indemnizaciones, además de hacer obligatoria la contratación de una ART, entre otras disposiciones. Son derechos que, de todos modos, aún cuando puedan cumplirse en forma plena, sólo serán para el personal registrado. Es decir, sólo un tercio del total .

Un dato llamativo es que los miembros del Congreso, que concedieron nuevos derechos a este grupo postergado, parecen desconocerlos en su propia cobertura de salud. Al consultar en la Obra Social de Legisladores de la República Argentina si admiten a empleadas domésticas, también responden que “el cupo está completo”. “Puede llamar en unos dos meses más o menos –sugieren–, para ver si ya hay lugar”.

Comentarios

Ingresa tu comentario