Buenos Aires, 21/11/2017, edición Nº 1833

El Zoo porteño no tendrá más animales exóticos

El gobierno tiene un proyecto para convertirlo en un centro de estudio y conservación. Una orangutana y una elefanta serán pronto trasladadas.

Por Laura Rocha

(CABA) El Zoo de Buenos Aires ya no será el mismo. En el mediano plazo, la ya famosa orangutana Sandra, a quien la Justicia le otorgó un hábeas corpus, y la elefanta Mara, que por años vivió en el circo Rodas, serán trasladadas a centros de conservación más acordes con las latitudes que originalmente hubieran habitado.

Estas dos medidas son parte de la propuesta iniciada en el Zoo para convertirse en un centro de conservación, investigación y educación. Ya no se recibirán más animales exóticos y se evaluará en toda su colección, de unas 2000 especies, qué otros animales pueden ser trasladados.

Estos cambios serán anunciados hoy, que se celebra el Día del Animal, por la Comisión Técnico Ambiental para la transformación del Jardín Zoológico Eduardo Ladislao Holmberg, a fin de que sea considerado un emblema de ciudad verde y un nuevo centro de conservación de la biodiversidad y de educación ambiental.

“El gran desafío es lograr que el espacio siga siendo atractivo. Hoy, 3,5 millones de personas visitan el lugar por año. Es un centro de atracción muy grande y lo que se busca es que tenga una conexión con los espacios verdes que lo rodean”, indicó Juan Carlos Villalonga, presidente de la Agencia de Protección Ambiental porteña (Apra) e integrante de la comisión reformadora.

Dentro del plan de reforma se incluye también un fondo anual de 1,3 millones de pesos para proyectos de conservación de fauna dentro o fuera del zoológico, incluso en otros puntos del país.

“La idea es transformar verdaderamente al zoológico. Va a ser activo promotor de conservación en el país. E imponer la idea de que ya no es un lugar de encierro“, agregó Villalonga.

El Zoo porteño es manejado hoy por una concesión encabezada por la empresa Jardín Zoológica, muy cuestionada. Paga mensualmente un canon de 1,5 millones de pesos. Según indicó el gobierno porteño, el fondo para los proyectos de conservación saldrá de ese canon.

El contrato de esta compañía finaliza en 2017, pero es aún una incógnita la futura administración. “Los cambios en los zoos del mundo fueron graduales y se está analizando si es mejor que sea administrado por una fundación, como en el Zoo de Nueva York”, dijo el titular de la Apra.

Malala Fontan, activista por los derechos de los animales, conoce el proyecto, y aunque apoya la iniciativa cree que falta definir un plan concreto: “Tienen aparentemente muy buenas intenciones, pero que nunca delinearon. No tienen un proyecto de reconversión, no pudieron definir si es público o privado; tampoco si va a haber exhibición de animales en cautiverio”.

zoo buenos aires

Fontan, junto a otros vecinos, presentó en la Legislatura un proyecto para transformar definitivamente el Zoo. Plantea la reubicación de animales y que aquellos que no se puedan retirar no sean exhibidos al público. “No queremos que las más de 400 personas que trabajan en el Zoo pierdan el trabajo. Queremos que se convierta en un centro de recuperación para la fauna que se incauta”, indicó.

Andrés Gil Domínguez es el representante legal de la orangutana Sandra y evalúa con un grupo de expertos primatólogos cuáles pueden ser las mejores opciones para la reubicación del simio. “Hay una situación que no se puede mantener que es el la del Zoo, porque es la peor situación de Sandra, entendiendo que el cautiverio implica la violación de los derechos de Sandra.”

Pero el traslado de los animales no es sencillo. Por caso, Sandra podría habitar un santuario en Florida, Estados Unidos, pero debería someterse a un tratamiento de quimioterapia que exigen las autoridades sanitarias de ese país y podría poner en riesgo su vida. A la elefanta Mara la recibirían sin problemas en el Cambodia Wildlife Sanctuary. En Camboya no hay exigencias sanitarias, pero para concretarlo es necesario que el circo Rodas, de quien es propiedad, la ceda a la Ciudad.

Claudio Bertonati es biólogo y un experto en conservación. Tuvo un paso por el Zoo porteño y renunció luego de varios desmanejos que denunció. “Celebro que tengan la vocación para transformarlo. No hay opción: o lo transformás o lo cerrás.”

Sin embargo, fue cauto a la hora de evaluar el programa de reconversión: “Para transformar el Zoo en un gran centro de educación ambiental hay que alinear muchos esfuerzos y el panorama es muy complejo. La gente valiosa y comprometida con esos objetivos no está muy dispuesta a exponerse en la situación actual”, dijo.

“El que toma el Zoo está heredando una situación de decadencia muy profunda desde todo punto de vista: conceptual, falta de claridad de lo que hay que hacer; hereda un grueso de personal que no está en condiciones de acompañar este proceso; hay gente valiosa, pero es una minoría muy pequeña”, agregó.

En la Apra indicaron que hay una real intención de generar un cambio. Incluso suponen que podrían unir físicamente el Zoológico y el Jardín Botánico en un futuro.

Zoo-Tigre

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario