Buenos Aires, 21/11/2017, edición Nº 1833

El vecino de Flores César Aira, nominado para el premio Man Booker

Se encuentra entre los diez finalistas del galardón literario más prestigioso en inglés.

(CABA) El novelista César Aira es nuestro hombre del día. Acaba de ser nominado entre los diez mejores escritores traducidos al inglés para obtener el muy británico Man Booker International Prize 2015, el premio más prestigioso en esa lengua, dotado con 60.000 libras esterlinas. Para dar una idea de lo que esta distinción literaria significa:en el camino quedaron autores de la talla de Harumi Murakami y Karl Ove Knausgaard, ambos al tope de los más vendidos en los últimos meses. Aira es el segundo argentino en ser nominado. Tomás Eloy Martínez lo precedió en 2005, en la primera edición de ese premio.

El pasado noviembre, el escritor nacido en Coronel Pringles, autor de La liebre, entre otras 80 novelas breves, recibió en Francia otro premio de importancia: el Roger Caillois, que distingue la obra de escritores de América Latina. Pareciera que su obra -ese corpus fenomenal de novelitas que, de mantener su ritmo de escritura, pronto llegará al centenar- está deslumbrando al primer mundo. Prueba de ello es el elogioso comentario que la estrella rockera Patti Smith publicó hace unos días en The Sunday Book Review, el suplemento cultural de The New York Times, sobre The Musical Brain, traducción de los Relatos reunidos que Mondadori publicó en 2013, más algunos otros, como “Cecil Taylor“.

César Aira tiene un perfil esquivo en Argentina, tan bajo como el tono de voz con el que le cuesta hacerse oír las contadas veces que acepta presentarte en público. Por eso, no es difícil imaginar su turbación en estos días de reconocimiento en los que, además, está ofreciendo una serie de charlas en Nueva York a propósito del lanzamiento de un libro. Demasiadas emociones para un hombre tranquilo al que le gusta fabular sus historias, que él mismo ha definido como “realismo delirante”, al ritmo del zapping televisivo, la asistencia a los gimnasios de Flores, donde vive, o transitando los pasillos de un supermercado.

César Aira2

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario