Buenos Aires, 14/12/2017, edición Nº 1856

El Top 10 de los videojuegos de carreras de autos

Desde simuladores hasta arcades, la emoción de las carreras virtuales, repasamos los 10 mejores videojuegos, en un compilación de Auto Cosmos. (Ciudad de Buenos Aires) Hay jugadores que exigen softwares precisos que simulen detalladamente los comportamientos físicos y dinámicos de los vehículos, sacando el máximo provecho mediante volantes con force feedback y -en casos más extremos- playseats con butacas de competición y monitor tripartito. Pero también existen aquellos que simplemente...

Desde simuladores hasta arcades, la emoción de las carreras virtuales, repasamos los 10 mejores videojuegos, en un compilación de Auto Cosmos.

mujer-auto-tunning-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) Hay jugadores que exigen softwares precisos que simulen detalladamente los comportamientos físicos y dinámicos de los vehículos, sacando el máximo provecho mediante volantes con force feedback y -en casos más extremos- playseats con butacas de competición y monitor tripartito.

Pero también existen aquellos que simplemente buscan diversión, competir contra algún amigo o sentir la adrenalina de una carrera sin tener que preocuparse por desarrollar técnicas de manejo avanzadas.

Este top 10, este Top 10 de los mejores videojuegos de carreras, que incluye desde los simuladores más realistas, hasta las propuestas arcade más exitosas, con algunas sorpresas retro que destaparán la nostalgia de más de uno, está pensado para ambos.

 

Gran Turismo

Uno de los mejores y más completos videojuegos de todos los tiempos. Lanzado en 1997 para la Playstation 1, la primera edición de esta serie ostenta el récord de ser el título con mayor cantidad de ventas para esa consola, llegando casi a las 11 millones de copias. Las secuelas afianzaron su éxito, en buena parte determinado por su nivel de realismo y la inmensa cantidad de vehículos disponibles para el usuario. La dinámica del mismo consiste en la elección entre un modo de juego arcade, u otro orientado a la simulación, donde por medio de licencias y créditos obtenidos se pueden desbloquear pistas o adquirir nuevos vehículos. Una de las grandes satisfacciones que provoca este juego es la posibilidad de manejar autos exclusivos y exóticos tanto como vehículos de uso cotidiano, con una excelente banda de sonido para disfrutar del viaje.

 

Live for Speed (LFS)



Focalizado en el juego multiplayer, el “LFS” es reconocido mundialmente por su motor de física realista y la posibilidad de competir online con otros corredores de todo el mundo. El título puede descargarse gratuitamente en versión demo, donde se dispone de 3 vehículos y una pista ficticia, o acceder a la totalidad del contenido mediante la compra de una licencia denominada “S2”. Un fenómeno muy interesante con este juego es el nacimiento de comunidades a lo largo del globo donde los pilotos virtuales organizan campeonatos internos, hasta torneos mundiales que reúnen a los mejores competidores y a los equipos de pilotos con mayor renombre dentro del mundo de la competición virtual. Actualmente, este título está sufriendo el abandono de sus desarrolladores, que provoca la migración de sus usuarios hacia otros simuladores más actualizados.

 

Grand Prix (Atari)

La joyita vintage del ranking. Lanzado en 1982, (sí, vos que lo jugaste, se lanzó hace 30 años) el Grand Prix para el Atari 2600 fué el primero en implementar el sistema de desplazamiento lateral para un juego de carreras, e impulsó a la recordada consola hasta límites insospechados hasta por sus propios desarrolladores. La dinámica del juego es simple: se deben esquivar vehículos, muros y una infinidad de manchas de aceite a lo largo de cuatro pistas, siempre con el objetivo de terminar cada circuito lo más pronto posible. Sin dudas, comandar el auto con la palanca del Atari fué la primera experiencia virtual para muchos amantes de los autos.

 

rFactor

Otro gran exponente de los simuladores. Este juego carece de toda licencia, por lo que su versión base cuenta con vehículos y pistas ficticias. Pero lo destacable, es su impecable motor físico, que ha servido de base para muchísimos juegos, incluido el simulador de TC que se comercializa en Argentina, como así también para una inmensa cantidad de modificaciones que lo convierten en uno de los títulos más completos disponibles para PC. Estas modificaciones van desde pistas históricas como Nordschleife hasta vehículos como un 3CV, el Mercedes-Benz de Fangio o camiones de la fórmula Truck. Su posibilidad de competir online lo ha posicionado como una de las opciones más populares para los fanáticos de las carreras.

 

Out Run

¿Quién no jugó al Out Run? La experiencia de manejar una Ferrari 512 a toda velocidad en compañía de una pasajera blonda es una obligación para todo aquel que se jacte ser un fanático de las carreras. Lanzado por SEGA en 1986, la gran novedad de este título fue que su desarrollo era no-lineal, ya que la elección “izquierda-derecha” en las distintas bifurcaciones resultaba en distintos paisajes y finales del juego. Además, le permitía al usuario elegir entre tres bandas sonoras representadas a través del estéreo del auto. Acercándonos a la actualidad, el título contó con secuelas en 3D y mayor cantidad de vehículos seleccionables, que mantuvieron la idea original de ser un juego divertido, dinámico y puramente arcade.

 

iRacing

Desconocido por muchos, este simulador cuenta con la mística de ser uno de los más realistas tanto en el comportamiento dinámico como en la modalidad de juego. ¿Cómo se puede ser realista en la modalidad del juego? Simple, en este título exclusivamente online se paga una suscripción, por los autos y por las pistas, con el aditamento de que las carreras son supervisadas por un ente fiscalizador y sólo pueden ser disputadas en los servidores de iRacing. Además, para obtener las licencias que permitan la participación en los diversos torneos, se evalúa el manejo y comportamiento en pista. Muchos pilotos reales están suscriptos a iRacing, cuya asociación con varias categorías y circuitos norteamericanos lo posicionan como el simulador mas “serio” y más costoso.

 

Mario Kart

Si Nintendo tuviese que elegir a su mejor exponente en el mundo de las carreras, sin dudas se quedaría con el Mario Kart. Un videojuego adictivo, divertido y que amalgama la familiaridad de los mejores personajes del desarrollador japonés con un adrenalínico entorno. Su gran aporte al mundo de las carreras es la posibilidad de interactuar con los demás competidores, mediante trucos y trampas, (la más famosa es la cáscara de banana para que el contrincante que viene atrás se despiste) convirtiendo al juego en un híbrido entre las carreras y la lucha, con una interfaz tremendamente simple para que cualquiera pueda jugar y divertirse.

 

Richard Burns Rally

La tierra y los derrapes no se podían quedar afuera de este Top 10, y el elegido como mejor exponente de esta categoría es el videojuego desarrollado en el 2004 por la británica Warthdog, con la colaboración del fallecido piloto Richard Burns. Este juego se destaca por su extremo nivel de realismo, que requiere para su completo disfrute de un periférico adecuado; ya que con el teclado es imposible dominar el entramado dinámico que compone el motor físico. A conciencia de esta dificultad, el juego cuenta con un completo tutorial que realmente educa sobre técnicas de conducción y comportamiento del vehículo en superficies resbaladizas. Al igual que otros simuladores, este título ha sido modificado con el tiempo por los fanáticos, actualizándose y llegando a otros niveles. Actualmente, el “RBR” cuenta con modificaciones que permiten las competiciones online y la descarga de vehículos del WRC actuales e históricos.

 

Daytona USA

Sinónimo de “fichines”, la frase “Gentlemen, start your engines” está marcada en la memoria emotiva de todo aquel que se sentó junto a sus amigos para competir a toda velocidad en el pixelado óvalo. Lanzado por SEGA en 1994, es considerado por muchos como el juego arcade por excelencia. El mismo nos pone al volante de un auto de stock norteamericano del equipo Hornet, con la posibilidad de elegir entre transmisión manual o automática y tres pistas diferentes. Si bien es un juego alejado del realismo, lograr buenos tiempos y competitividad requiere del desarrollo de diversas técnicas muy poco ortodoxas, como rebajar un cambio por un instante para lograr un paso de curva derrapando, o apretar sucesivamente el botón de “Start” para obtener una mayor velocidad final. Tal fue el éxito logrado, que en Argentina el ya extinto programa “Nivel X” organizaba torneos de Daytona USA con premios para los ganadores.

 

Need for Speed

La presencia del Need for Speed en este ranking no tiene que ver con su adaptación al realismo, sino con el tremendo éxito logrado a lo largo de sus ediciones. Puerta de entrada para el mundo de las carreras virtuales, esta saga comenzó su historia en el año 1994, estableciendo un soberbio régimen de lanzamiento de una secuela por año. Su característica más reconocida es la presencia policial en las pistas, añadiendo adrenalina y modos de juego inéditos, como así también la posibilidad de llevar al extremo la personalización de los vehículos tanto en lo estético como en la performance. Despreciado por los fanáticos de la simulación, el Need for Speed tiene el mérito de ser un juego divertido, intuitivo y enormemente popular.

 

Mención especial: Driver / Street Rod / GP Circuit

Hay títulos que lamentablemente se quedaron fuera del Top 10. Sin embargo, sería una injusticia no mencionar algunos que forman parte de la historia del automovilismo virtual. Empezamos por el Driver, donde al completar misiones sujetas a un guión establecido, se mezclan las carreras con la acción. Otro gran juego de antaño es el Street Rod de 1989 para D.O.S., allí podíamos comprar un hot-rod usado en los clasificados, adquirir piezas del motor y correr picadas frenéticas, todo en un contexto de los años 60. Por último, finalizamos las menciones con un título legendario, el Grand Prix Circuit. Lanzado en 1987 para Commodore 64 y en 1988 para PC, este juego de F1 permitía escoger entre un McLaren, un Williams o una Ferrari, y correr en ocho circuitos. Una anécdota muy particular sobre este juego es que Kazunori Yamauchi, creador de la serie Gran Turismo, confesó que gracias a él, se introdujo al género de las carreras virtuales. ¿Que juegos no podrían faltar en tu Top 10 personal?

 

Comentarios

Ingresa tu comentario