Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

El teléfono móvil avanza más rápido que la cultura en la empresa

La tendencia indica que casi todo el trabajo se podrá hacer desde el teléfono; la empatía es la base de la gestión del cambio.

(CABA) Hay un enorme interés por entender las reglas del futuro y prepararse para ellas, según quedó expuesto en el primer encuentro en la Argentina organizado por WorkPlace Conference llamado “The future of Work” organizado por Contract Workplaces. “El 80% de mi trabajo lo puedo hacer desde cualquier lugar del mundo y desde mi teléfono“, dice Juan Lazzaro, de HP. Se trata de una práctica que, buena señal mediante, llegará, en poco tiempo, al 100%, según los expertos.

Los cambios no esperan. “Me dedico todo el año a buscar gente para que participe de esta conferencia sobre el futuro del trabajo“, dice el arquitecto Francisco Vázquez, presidente de Workplace Conference y director de la consultora 3G Office. Como muchos de los oradores que exponen en diferentes congresos, comienza (algo que podría haber sido insólito hace unos años) mostrando la foto de sus hijos. En realidad, el sentido es, a través de sus caras, mostrar que ellos ya tienen los cambios asimilados en su ADN. Éstos son, la capacidad de cocrear a través de la Web, de compartir información con chicos del mundo entero, la idea de que la información no les pertenece y que hay que soltarla porque vuelve cada vez más completa.

Los chicos son multitaskers, es decir, hacen más de una cosa al mismo tiempo: los deberes, escuchar música, chatear con los amigos y además tienen una relación cómoda y cotidiana con la tecnología (que además es móvil). Pero quienes trabajan en las empresas todavía usan, en muchos casos una computadora de escritorio, se dedican a una sola tarea y van y vienen al trabajo todos los días, con un horario acotado.

empresas

Sin un cambio de espacio es difícil el cambio organizacional“, dice Vázquez, haciendo referencia a una de las tendencias más fuertes en las grandes compañías: eliminar oficinas individuales, diseñar espacios donde los escritorios no tienen dueño sino que van rotando, ir por el home office. “La persona es móvil, ya no estamos atados a la oficina; el trabajo pasa a ser una actividad que se puede llevar adelante prácticamente en cualquier lugar“, dice. Y lanza un número contundente: el 50 por ciento de los puestos de trabajo en cualquier compañía están permanentemente vacíos. “Estoy mal aprovechando, entonces, el espacio que tengo“.

Tres multinacionales con sede local como Citi, Microsoft y GE ya iniciaron este proceso de transformación con muy buenos resultados. Según Fernando Lerici, del Citi, “nuestras oficinas estaban desocupadas entre un 15 y un 20 por ciento todos los días. Su diseño fue concebido para generaciones anteriores y para una forma de trabajar que ha cambiado“. Pusieron en marcha el programa Citi Works para optimizar costos y resultados favoreciendo la movilidad y flexibilidad con más tecnología y opciones en cuanto a los lugares para trabajar. En varias de las oficinas ya no hay puestos fijos de trabajo, algo que “maximiza la colaboración y mejora la satisfacción de los empleados“, dice.

Fuente: Paula Urien en La Nación.

Comentarios

Ingresa tu comentario