Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

El sur de la Ciudad concentra el 63,8% de las casas en hacinamiento crítico

La Dirección General de Estadísticas y Censo porteña difundió datos en los que muestra grandes desigualdades entre los barrios del norte y sur.

Por Javier Borelli

(CABA) Una de cada diez familias que vive en la Ciudad de Buenos Aires lo hace en condiciones de hacinamiento y en situación de tenencia irregular de su vivienda, es decir, no tiene título de propiedad ni contrato de alquiler.

Uno de cada 14 hogares, además, no está construido con la calidad de materiales adecuada. Todo según datos difundidos ayer por la Dirección General de Estadísticas y Censos (DGEyC) dependiente del Ministerio de Hacienda del gobierno porteño.

El panorama se agrava al sur de la ciudad, donde se concentra el 63,8% de las casas en hacinamiento crítico(más de tres personas viviendo en un mismo cuarto), el 52,1% de las viviendas con tenencia irregular y el 70,9% de los hogares sin desagüe cloacal.

Hay muchas formas de dividir una ciudad: por barrios, por comuna, por distrito electoral, etcétera. Casi todas pueden cambiar con el correr de los años y el paso de los gobiernos. Pero hay algo que parece mantenerse inalterable: en el sur geográfico siempre se concentran las personas con los derechos sociales, económicos y civiles más vulnerados. Así lo demuestra al menos la Encuesta Anual de Hogares (EAH) de la DGEyC que relevó aTiempo Argentino las condiciones de vida de la población y, en especial, la situación de vivienda y hábitat sobre una base muestral de casi 10 mil hogares.

Los parámetros principales evaluados en este caso son la calidad constructiva y la terminación de las viviendas, el hacinamiento, el saneamiento (descarga del inodoro a la red cloacal) y el régimen de tenencia de la vivienda. Todos parámetros que casi no han cambiado respecto de los guarismos con los que asumió Mauricio Macri la jefatura de gobierno de la ciudad en 2008.

Se considera que hay hacinamiento en un hogar cuando en un cuarto viven más de dos personas ya que se entiende que esa situación “interfiere en la independencia y privacidad” de los integrantes de la casa.
La EAH registró un 10% de los hogares en esa situación, de los cuales el 1,6% tenía hacinamiento crítico (más de tres personas por cuarto).

Claro que la distribución no es equitativa en toda la capital. En la zona sur (comunas 4, 8, 9 y 10) el hacinamiento alcanza al 15,8% de los hogares y el crítico es el 3,4% (más del doble del promedio general).
Los guarismos en esta área no se modificaron prácticamente desde el inicio de la gestión de Macri. Según la EAH 2008, el hacinamiento total era del 9,7% y el crítico del 1,6% en toda la Ciudad.

villa 20

La diferencia geográfica en este caso es difícil de calcular ya que en la DGEyC cambiaron metodológicamente su forma de medición. Antes la zona sur solo englobaba a las comunas 4 y 8 y había una zona oeste que englobaba las comunas 9, 10 y 11. En la primera el hacinamiento crítico era del 4,7% en 2008 y en la segunda era del 0,7 por ciento.

Vivienda irregular. La DGEyC considera que tienen una vivienda irregular las familias que habitan casas pero no son propietarias del suelo (mayoría de villas y asentamientos), las que ocupan el hogar de hecho (sin consentimiento del dueño) y las que lo hacen por préstamo, cesión o permiso (y no pagan alquiler).

En estos casos la irregularidad en la tenencia alcanza al 10,5% de los hogares de la Ciudad. Un número que trepa hasta el 17,8% en la zona sur y que es 2,6 veces mayor al registrado en la Zona Norte (6,9%). En 2008, la irregularidad alcanzaba al 11,2% de los hogares y, en las comunas 4 y 8 al 20,8 por ciento.

Calidad constructiva. El informe de la DGEyC señala que “el 7,3% de los hogares de la Ciudad son viviendas que no presentan materiales resistentes en techos y pisos y no incorporan todos los elementos de aislación y terminación para ser considerados adecuados”. En la zona sur, el peso de hogares en viviendas de baja calidad llega al 15,9% (más del doble del promedio de la ciudad). Este ítem no fue evaluado en la EAH de 2008.

El criterio de saneamiento, finalmente, hace alusión a la disponibilidad de inodoro o retrete con descarga de agua a red pública. En este rubro si bien el acceso es casi universal (solo el 0,7% de los hogares no tiene conexión con el desagüe cloacal), en la zona sur los guarismos se duplican (1,6%) y en las villas de emergencia más del 10% de los hogares no tiene forma de desagotar sus excrementos.

1746 millones
El Presupuesto 2016 fue enviado ayer por el PRO a la Legislatura porteña. En él se contempla una inversión de 1746 millones de pesos en el rubro Vivienda, lo que equivale al 1,6% del presupuesto general.

La cifra es levemente superior al 1,36% del total, lo presupuestado para 2015.

El primer semestre del corriente año registró una ejecución presupuestaria en el área de apenas el 25,6% del monto asignado.

En 2008, al comienzo de la gestión PRO, el presupuesto asignado al Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) ocupaba el 2,79% del total de la Ciudad.

Casi tres de cada cuatro familias porteñas vive en departamentos
Apenas el 54,7% de las familias porteñas son dueñas del techo bajo el que duermen todas las noches. En 2008, esa cifra alcanzaba al 61% de loshabitantes de la Capital Federal. En ese lapso, la proporción de inquilinos subió del 27,8 al 32% y la tenencia irregular se redujo del 11,2 al 10,5%, según la Encuesta Anual de Hogares (EAH) de la Dirección General de Estadísticas y Censos (DGEyC) del gobierno de la Ciudad difundida ayer.

La EAH también permite hacer una radiografía del tipo de vivienda en el que habitan los porteños.

Proyectando su muestra, el organismo que depende del Ministerio de Hacienda del gobierno porteño afirma que casi tres de cada cuatro viviendas son departamentos (74,7%), aunque allí habitan el 68,8% de la población. Esto se explica por la proliferación de edificios de pocos ambientes en los que reside la gente.
Por otro lado el 20,6% de las viviendas son casas y allí viven el 26,6% de los porteños.

El mapa de la Ciudad se completa con un 1,5% de inquilinatos y conventillos (donde vive un 1,8% de la población), un 3,1% de hoteles o pensiones (donde vive un 2,6%) y un 0,1% de hogares en la categoría “otro”, que incluye construcciones no destinadas a vivienda.

Si se comparan estos datos con la EAH 2008, puede notarse una leve tendencia al aumento de hogares en edificios y disminución de casas. De tal forma, al principio de la gestión de Mauricio Macri en el gobierno porteño los departamentos representaban el 73,9% de las viviendas, las casas el 21%, los inquilinatos o conventillos el 1,7%, las pensiones u hoteles el 3,1% y “otro” era el 0,3 por ciento.

La distribución geográfica de los tipos de vivienda, por otra parte, responde directamente al precio del metro cuadrado construido.

De esta forma, en el norte de la ciudad el 94,3% de los hogares son departamentos y apenas un 3,9% casas.

En el centro, la proporción es 74,5 y 19,2% y en el sur, donde están la mayoría de las viviendas irregulares, la proporción se equilibra en una relación de 50,8 y 45,5% respectivamente.

conventillo la boca

Fuente: Tiempo Argentino

Comentarios

Ingresa tu comentario