Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

El subte H sumará dos estaciones antes de fin de año

Serán las de Las Heras y Córdoba, mientras que para 2016 queda Santa Fe, que conecta con la línea D. Un año más tarde llegará hasta la Facultad de Derecho.

Pablo Novillo

(CABA) Antes de fin de año la Ciudad contará con dos nuevas estaciones de subte. El Gobierno porteño ya está en etapa de prueba de las instalaciones de las estaciones Córdoba y Las Heras, en la línea H, para inaugurarlas a mediados de diciembre. Sin embargo, la estación Santa Fe, que queda en el medio y permitirá conectar la H con la línea D, recién será habilitada en abril.

Así se lo confirmó a Clarín el presidente de Subterráneos de Buenos Aires, Juan Pablo Piccardo: “Ya están casi listas, estamos colocando las máquinas de SUBE en las boleterías, probando las instalaciones eléctricas y otras cuestiones finales. Las obras así demoran en promedio cuatro años, y si tenemos en cuenta que empezamos en noviembre de 2011, estamos en plazo. La demora con Santa Fe se debe a que a la altura de Pueyrredón y Arenales pasa un caño muy importante de cloacas y es difícil la obra del túnel”.

La apertura de estas estaciones debería traer diversos beneficios. Por un lado, llevar el subte hasta Recoleta, beneficiando a los estudiantes de la facultad de Derecho, a los pacientes del hospital Rivadavia y otros lugares que suelen convocar a mucha gente. Además, al combinarse con la D, debería aliviar a la línea C, la única transversal que se une con las otras líneas.

En total, la línea sumaría 2,5 kilómetros a los 5,5 actuales, y sería aprovechada por unos 300.000 pasajeros, que podrán viajar entre Parque Patricios y Recoleta en 22 minutos.

Los trabajos para la construcción de la línea H comenzaron en abril de 2001, durante la gestión de Aníbal Ibarra. Por motivos políticos, se eligió comenzar por las estaciones Once, Venezuela, Humberto 1°, Inclán y Caseros, lo que permitió llevar el subte hacia el sur pero combinarlo sólo con las líneas E y A, y no con las que más pasajeros transportan, la B y la D. Esas cinco estaciones fueron inauguradas en octubre de 2007, cuando el jefe de Gobierno era Jorge Telerman.

Recién en diciembre de 2010, ya con Mauricio Macri en la Ciudad, fue habilitada la estación Corrientes, con su combinación con la B. En octubre de 2011 fue el turno de Parque Patricios, y en mayo de 2013 fue abierta Hospitales, que llevó el subte hasta las cercanías de los hospitales Penna y Churruca.

El subte H debe seguir hacia el sur con la estación Sáenz, que está en obra y será su cabecera, ya que la traza fue modificada hace dos años, cuando se decidió no hacer la estación Pompeya, que iba a ser la última, junto al Puente Alsina. Pero Sáenz recién abriría en 2018, porque se trata de una obra compleja en un suelo que necesita ser apuntalado porque está muy cerca del Riachuelo. También hubo cambios en el trazado hacia el norte.

Esa modificación también permitió sortear otra polémica respecto de la ubicación de las estaciones. El Gobierno porteño tenía planificado construir una parada en Recoleta, en la plaza Alvear, que habitualmente es conocida como Plaza Francia. Pero en 2012 la Justicia porteña frenó las obras ante una denuncia de la ONG Basta de Demoler, que afirmaba que la estación iba a alterar el diseño de ese tradicional paseo de Recoleta. Tras la demora, la Legislatura autorizó poner la nueva estación junto a la Facultad de Derecho, del otro lado de Figueroa Alcorta, que comenzaría a operar en 2017.

De todas formas, el pleno funcionamiento de la línea H no sólo vendría por la apertura de estaciones sino por la puesta en funcionamiento de los nuevos vagones marca Alstom. La Ciudad compró 120, de los cuales 12 ya están en etapa de prueba. Son todos vagones con aire acondicionado, cámaras de vigilancia, aviso sonoro de estaciones y otros elementos de confort y seguridad. La idea de SBASE es empezar a utilizarlos desde marzo y luego ir sumando mes a mes más formaciones, para completar la flota en agosto. Cuando esto suceda, la frecuencia de la H, que hoy es de 6 minutos entre trenes, se reduciría a la mitad.

linea h2

 

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario