Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

El salón de Caballito que estafó a los novios el día de su casamiento

Una pareja de novios que resevaron un salón del barrio porteño de Caballito para festejar su casamiento fueron estafados: luego de dar el “si” ante un cura, se enteraron que el “Buenos Aires Plaza Eventos”, salón que habían contratado a “precio promocional” cerró sus puertas el mismo día de la boda. (Ciudad de Buenos Aires) Si bien los novios se enteraron cuando el cura ya los había casado, sus familiares...

Una pareja de novios que resevaron un salón del barrio porteño de Caballito para festejar su casamiento fueron estafados: luego de dar el “si” ante un cura, se enteraron que el “Buenos Aires Plaza Eventos”, salón que habían contratado a “precio promocional” cerró sus puertas el mismo día de la boda.

casamiento-novios-estafados-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) Si bien los novios se enteraron cuando el cura ya los había casado, sus familiares más directos -el hermano y padre de la novia- y varios invitados lo sabían desde la tarde, lo que posibilitó poner en marcha un plan B.

“!Fuimos a llevar unos arreglos florales al salón Buenos Aires Plaza Eventos, en Yerbal al 862, en Caballito. Nadie nos abrió la puerta. Nadie contestó los celulares. Nadie nos dio una explicación”, relata Gonzalo Billard, el hermano de la novia que fue el encargado de transmitirles la noticia que nadie se animaba a dar.

“Tengo que decirles algo” -les advirtió a la salida de la Iglesia-. El salón está cerrado. Nadie responde. Pero no se preocupen que va a haber fiesta. Alguien ya está organizando una en un salón de Puerto Madero.” Esa persona era Nancy Bocci, una conocida de la diseñadora de la novia, que es organizadora de eventos, que se puso la responsabilidad al hombro y movió cielo y tierra para que la fiesta se celebrara esa misma noche. Y la organizó en sólo una hora.

Al enterarse, Melina estalló en llanto, shockeada por la noticia. El cura la consoló y trató de calmarla. “¿Cómo puede pasarnos esto?”, se preguntó. Pero al llegar a Madero Eventos, el lugar conseguido a último momento, pudo finalmente disfrutar de la noche. Distinta a la que soñó. Tal vez mejor.

Nancy había sido advertida por la diseñadora, que se enteró de lo ocurrido cuando fue a vestir a Melina. “Me llamó y me dijo: “Estafaron a la novia. Tenés que conseguirle una fiesta -contó Bocci-. Pregunté si había capital para afrontar los costos del lugar porque yo no les cobré un peso, y me empecé a mover. Actué como si me hubiera pasado a mí o a mi hija. Fui a Madero Eventos, les conté la situación, y armamos la fiesta en una hora”, relata Nancy.

Melina estalló en llanto, shockeada por la noticia. El cura la consoló y trató de calmarla. “¿Cómo puede pasarnos esto?”, se preguntó

“Si alguien no sabía lo que había pasado, no se hubieran dado cuenta de que fue una fiesta armada en tiempo récord”, asegura la organizadora, que fue recolectando el cotillón, que había quedado “atrapado” junto con el vino en el salón de Caballito, entre otras fiestas que se estaban celebrando por la zona.

Los 170 invitados degustaron un bandejeo, bife de chorizo con papas y vino del mejor. “Por suerte las flores las tenían y se ambientó con esos arreglos y con detalles como velas que tenía el lugar. Quedó todo muy bien”, cuenta la heroína de la noche. Un amigo de la familia se encargó de pagar la fiesta -por la que les hicieron un precio especial- y la familia de los novios se la irán devolviendo a medida que puedan.(La Nación)

Comentarios

Ingresa tu comentario