Buenos Aires, 23/05/2017

El respeto hacia los corredores veteranos

Con cada temporada que pasa te acompañan unos cambios físicos. Mejoras cómo corredor paso a paso y en el proceso aprendes a apreciar cada segundo. El tiempo pasa, y esa mejora física un día se detiene y el proceso se invierte, esos kilómetros tardan más...

Hace muchos años, correr era visto cómo algo fuera de lo normal. No era raro que aquellos que corrían se vieran increpados por las demás personas. Nadie en su debido juicio saldría a correr bajo lluvia, a altas horas de la noche o antes de que saliera el sol, pero estos corredores lo hacían.

Esto que parece el inicio de un cuento era la realidad, y aquellos que hoy son corredores veteranos eran los testigos directos de esto. Estos atletas eran corredores, no eran runners, no practicaban running ni nada parecido.

Han crecido cómo corredores sin necesidad de hacer “postureo” en las redes sociales, sin tener un reloj con GPS que les marcara el ritmo y calculando las distancias a ojo. Corrían día tras día con la idea de correr más rápido y mejor, y lo cierto es que muchos lo consiguieron.

Cualquier corredor entrado en años con el que hables te confirmará que antes se corría de otra manera y quién corría lo hacía realmente rápido. Los corredores veteranos merecen un respeto de todos aquellos que empiezan en esto recientemente, pues son ellos los que abrieron el camino y enseñaron el sendero que seguir.

Y aún hoy en día siguen enseñando mucho a los demás corredores. Son el vivo ejemplo de la templanza en este deporte, de toda una vida de sacrificio para poder disfrutar de aquello que aman sin abandonar.

Que alguien de 75 años quede primero en su categoría siendo el único participante de ella no es fácil cómo algunos creen, para ser el primero de esta categoría requiere llegar a esa edad sintiendo el mismo amor e ilusión por este deporte, haber superado duras lesiones y pelear contra el tiempo que se echa encima.

S.C.

Comentarios

Ingresa tu comentario