Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

El PRO sólo construyó 13 escuelas desde el comienzo de su gestión

Lejos de las 36 escuelas que sostiene que edificó, la mayoría provienen de la gestión anterior y fueron financiadas por la Nación e incluso por un shopping. (CABA) Una causa del conflicto que generó la inscripción online para estudiar en escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires (con la consecuencia de que actualmente haya entre 12.000 y 17.000 chicos sin vacante), puede atribuirse a las fallas del sistema, que...

Lejos de las 36 escuelas que sostiene que edificó, la mayoría provienen de la gestión anterior y fueron financiadas por la Nación e incluso por un shopping.

52b213fa18265_510x340

(CABA) Una causa del conflicto que generó la inscripción online para estudiar en escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires (con la consecuencia de que actualmente haya entre 12.000 y 17.000 chicos sin vacante), puede atribuirse a las fallas del sistema, que no tuvo en cuenta las prioridades del reglamento escolar o que no estableció un mínimo de escuelas a elegir, y del cual nunca se supieron sus criterios de elección. El gobierno porteño les endilgó la culpa a los padres y, sobre todo, a que hubo un 20% más de inscriptos que el año pasado. Sin embargo, un tercer punto parece fundamental: la cantidad de escuelas que construyó la Ciudad en estos años para hacer frente a la demanda.
Dirigentes del PRO, incluido el propio ministro Esteban Bullrich, hablaron de 50 escuelas construidas. El subsecretario de Gestión Económica del Ministerio de Educación, Javier Regazzoni, escribió en una nota de opinión al diario Perfil días pasados: “Entre 2008 y 2013, se inauguraron 36 edificios escolares, veinte de ellos en la zona sur y 16 en el resto de la Ciudad“. En verdad son 33, según el listado oficial que se puede observar en la web del gobierno porteño. Sin embargo, no todas son construcciones de nuevos edificios escolares. Las primeras seis venían de la gestión precedente, otras seis se hicieron son con fondos de Nación, siete fueron reanudaciones de trabajos anteriores, y una fue construida por un shopping. Es decir, de esas 33, sólo 13 fueron construidas enteramente por la actual gestión, con fondos propios; poco más del doble de las que construyó Nación en el mismo distrito durante este período, y no todos son nuevos edificios, algunos son refacciones o ampliaciones. De las próximas tres inauguraciones previstas para este año (exceptuando las aulas “modulares” que las llaman “escuelas”), una también es de Nación.

La escuela infantil Nº3, en Arias 3820, en Saavedra, la incluyen como construcción de una nueva escuela, y en realidad lo construyó el Shopping Dot“, comentó Verónica Pisetta, del sindicato docente UTE, donde elaboró un informe de cada escuela inaugurada por la actual gestión. En otro caso, como en las escuelas Normal Superior Nº 7, de Comercio 25 y 8, en Humahuaca 4260 (Almagro), “mienten, porque no hicieron nada, fue sólo una refacción“. El jardín de infantes nucleado al Nº 21, en Goleta Santa Cruz 6999 (Villa Lugano), “fue sólo la ampliación de dos salas“.

Los establecimientos creados en los Polos de Lugano, La Boca y Saavedra, iniciados en gestiones anteriores y desarrollados por la actual, son los más numerosos en la lista de las construcciones propias de Ciudad.
Pisetta destacó que “en la escuela infantil Nº 11, en Lugano, ahora quieren poner aulas containers. En un principio había costado unos seis millones de pesos, habían hecho la conexión de gas, calefacción central, y cuando después vinieron los inspectores de Ciudad no le dieron la habilitación porque no cumplía los requisitos. Tuvieron que sacarla y cambiarla de nuevo, lo que generó más millones de pesos“. Otras, como el Centro de Formación Profesional Nº 24, en Flores, ya funcionaba de antes, no es construcción de nueva escuela. Según el relevamiento, al menos 11 fueron remodelaciones, refacciones o construcción de más aulas en edificios ya existentes. En otros casos tampoco significa generación de más vacantes, porque por ejemplo en diez casos fueron traslados de poblaciones educativas que funcionaban momentáneamente en otra sede física.

DINERO. De acuerdo al relevamiento de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), en 2012 el presupuesto para Infraestructura escolar se ejecutó en un 70%, y en 2013 bajó de $ 333 millones a $ 265 millones, ejecutados en poco más de la mitad. O sea, en estos últimos dos años el gobierno de la Ciudad decidió no utilizar $ 210 millones de pesos destinados en el presupuesto a obras escolares. En los cuatro años anteriores de gestión, los números no son mejores. Unos $ 106 millones no se ejecutaron en 2008 para infraestructura escolar, $ 56 millones en 2009, $ 314 millones en 2010, y $ 240 millones en 2011. En total, en los últimos seis años hubo $ 926 millones de pesos destinados a obras escolares que nunca se utilizaron. Como referencia, el sistema de inscripción online costó 15 millones de pesos, y la reciente licitación para aulas “modulares” fue de $ 26,6 millones, monto sacado del presupuesto de Infraestructura, porque el gobierno porteño toma a esas aulas como “construcción de escuelas nuevas”, más allá que el propio Regazzoni admitió que su durabilidad será de 10 años.

Resulta interesante recalcar que lo asignado a construcción de escuelas constituye sólo el 1,8% del total del presupuesto, mientras que lo asignado al subsidio de escuelas de gestión privada en la misma ley, representa un 16% del total“, indica en su informe de noviembre del año pasado la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ).

Hace más de cuatro años, la Legislatura porteña le aprobó al Ejecutivo la venta de los terrenos públicos de Catalinas Norte para fines inmobiliarios con un valor de $ 386 millones, a condición de que ese dinero fuera destinado exclusivamente para la construcción de 36 escuelas. Debían estar todas terminadas antes de que finalizara 2011, pero solo ocho de las 33 inauguradas fueron con estos fondos externos.

Entre los que aún no fueron inaugurados, hay 12 establecimientos que, de acuerdo al Plan Catalinas, debían estar terminados a fines de 2012, pero que no fueron iniciados o recién comenzaron con sus trabajos. De acuerdo con un relevamiento de la ex diputada María Elena Naddeo, con información de fines de 2013, las obras más postergadas eran el Isauro Arancibia, la escuela de Danzas “Aída Mastrazzi”, la Técnica en Informática y Computación, la Primaria (Escuela Granja) Nº 18, la de Bellas Artes “Rogelio Yrurtia”, la de Danzas “Jorge Donn”, la Media de Martínez Castro y Cruz, la escuela Media e Infantil de José León Suárez 1851, y el Jardín de Infantes Nº 11 – Villa 15. La mayoría en el sur.

Fuente consultada: Infonews

Comentarios

Ingresa tu comentario