Buenos Aires, 13/12/2017, edición Nº 1855

El Pro busca prohibir trapitos y limpiavidrios por cuarta vez

La medida fue rechazada por la oposición en otras tres oportunidades: 2010, 2012 y 2013. Desde el oficialismo aseguran querer cumplir con una demanda de los vecinos. (CABA) El macrismo intentará por cuarta vez aprobar una ley para prohibir la actividad de los trapitos y los limpiavidrios. El proyecto ya fue presentado en la Comisión de Justicia y comenzará a ser discutido con la oposición en las próximas semanas. Esta...

La medida fue rechazada por la oposición en otras tres oportunidades: 2010, 2012 y 2013. Desde el oficialismo aseguran querer cumplir con una demanda de los vecinos.

limpiavidrios pro

(CABA) El macrismo intentará por cuarta vez aprobar una ley para prohibir la actividad de los trapitos y los limpiavidrios. El proyecto ya fue presentado en la Comisión de Justicia y comenzará a ser discutido con la oposición en las próximas semanas.

Esta vez la iniciativa fue presentada por el vicepresidente 1° de la Legislatura Cristian Ritondo y su compañero de bancada en el PRO, Roberto Quattromano. La idea es directamente prohibir ambas actividades y establecer sanciones de uno a cinco días de arresto o multa de $ 200 a $ 2.000 para quienes las realicen. Las sanciones serían del doble si se comprobara que los trapitos o limpiavidrios son parte de una organización, y del triple para los jefes de esa organización.

El proyecto pretende devolverle a los vecinos la tranquilidad y la posibilidad de transitar por la vía pública sin temor o limitación alguna, sin miedo o temor a estar vigilados o perseguidos con fines ilegales ”, aseguró Ritondo. En el PRO también están analizando la posibilidad de salir a la calle a juntar firmas de vecinos que apoyen la iniciativa.

Actualmente, el Código de Contravenciones sólo castiga a quienes exigen dinero a cambio de cuidar el auto estacionado, no así a quienes reciben una contribución voluntaria de parte del dueño del auto. El problema es que se hace muy difícil probar los aprietes , porque hacen falta testigos, entre otras cosas. Así, cada vez que hay un partido de fútbol o un recital, los alrededores de las canchas se llenan de cuidacoches que directamente tienen tarifas , de hasta $ 100 en algunos casos. En el macrismo aseguran que detrás de los cuidacoches suelen actuar barrabravas u otras mafias.

En tanto, la actividad de los limpiavidrios no tiene ninguna sanción, aunque muchas veces hay punguistas que aprovechan para asaltar a los conductores de autos en los semáforos, especialmente en algunas esquinas de la 9 de Julio.

El macrismo ya intentó tres veces aprobar esta ley, en 2010, 2012 y el año pasado. Pero con una diferencia: en las anteriores oportunidades los presentó después de sucesos que habían alcanzado la atención de los medios de comunicación, por ejemplo una pelea entre trapitos en los alrededores del Botánico que terminó con un cuidacoches muerto, el 3 de noviembre pasado. El tema es que al pretender aprobarlos sobre tablas necesitaba 40 votos, con lo cual el rechazo de la oposición hacia imposible lograrlo. Ahora, el pasar por las comisiones de Justicia y Asuntos Constitucionales, le alcanzará con 31 votos. Si bien podría demorar más tiempo, el PRO cuenta con mayoría en ambas comisiones, y además le alcanzaría con conseguir apenas tres votos de la oposición, ya que tiene 28 diputados sobre 60.

El presidente de la comisión de Justicia, Francisco Quintana, que también es de PRO, confirmó que el proyecto ya está en estudio. “Queremos insistir con la ley porque es la herramienta que necesitamos para devolverle el espacio público a los vecinos”, aseguró el legislador. En tanto, un sector de UNEN presentó una iniciativa para regular los piquetes, que podría servir para buscar un acuerdo común que permita sacar ambas leyes .

El proyecto del macrismo también plantea una sanción de 5 a 20 días de arresto para quienes circulen por la calle con palos, cadenas o cualquier tipo de arma no convencional que pueda ser usada para intimidar o agredir. La sanción sería del doble para quienes lo hagan en eventos masivos o manifestaciones callejeras. La idea es evitar que en los piquetes haya gente encapuchada o con una actitud que pueda inducir a la violencia.

En la Legislatura ya existía un proyecto más amplio de reforma del Código Contravencional, que también proponía prohibir que dos personas pudieran circular en una misma moto en la zona limitada por Córdoba, Carlos Pellegrini, Rivadavia y Leandro N. Alem, para evitar a los motochorros. Sin embargo esa iniciativa hasta ahora no prosperó, aunque podría sumarse al proyecto de Ritondo y Quattromano.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario