Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

Partió desde Aeroparque el primer vuelo tripulado sólo por mujeres

Machistas abstenerse: Austral operó su primer vuelo tripulado sólo por mujeres. Ana Maluff, comandante del vuelo 254 de Austral compuesto por tripulación femenina y su copiloto, Nuria Estebez, coincidieron en valorar “el cambio social que hace que hoy seamos muchas mujeres en la aviación” si bien reconocieron que “tuvimos que pelear con los prejuicios de los pasajeros y no tanto de los colegas”. Antes de despegar hacia Salta, las pilotos...

Machistas abstenerse: Austral operó su primer vuelo tripulado sólo por mujeres.

Ana Maluff, comandante del vuelo 254 de Austral compuesto por tripulación femenina y su copiloto, Nuria Estebez, coincidieron en valorar “el cambio social que hace que hoy seamos muchas mujeres en la aviación” si bien reconocieron que “tuvimos que pelear con los prejuicios de los pasajeros y no tanto de los colegas”.

Antes de despegar hacia Salta, las pilotos destacaron que “antes las mujeres no se animaban y hoy somos muchas” y reconocieron que soñaban con este momento.

Un sueño. “Soñábamos esto; tenía que pasar en algún momento. El mundo está cambiando. La verdad está buenísimo que seamos todos iguales”, enfatizó Estebez de 28 años.

Sobre la relación con sus colegas Maluff afirmó que “los pilotos siempre nos trataron muy bien y están tan felices como nosotras, pero hubo que pelear con la visión de la gente, de los pasajeros”.

La tripulación se completó con la comisario de a bordo Ana María Sabljak y las auxiliares Mariana Burguete y Florencia Bringas Agherreberi.

Los pasajeros en tanto se mostraron contentos y sorprendidos por ser parte del primer viaje con una tripulación formada en su totalidad por mujeres.

“Es especial y es bueno ser parte de este vuelo. Lo que rescato es que es importante que las mujeres hagan las mismas actividades que los hombres porque es lo que corresponde”, le dijo a Télam Marcos Levín, un pasajero frecuente de Aerolíneas Argentinas y Austral.

“Para mí es un orgullo ser parte de este vuelo histórico”, agregó Nora del Carmen, la mujer de Marcos Levín, mientras en la fila para embarcar los pasajeros se iban enterando que su vuelo era inusual.

Con la tarjeta de embarque en la mano, Florencia de 24 años, opinó que “es importante y creo que está muy bien que las mujeres también hagan tareas que antes hacían solo los hombres. Estoy muy tranquila y confiada en que vamos a tener un buen vuelo”.

Comentarios

Ingresa tu comentario