Buenos Aires, 20/08/2017, edición Nº 2079

El peligro de exponer menores en redes sociales

Padres y familias suben fotos y videos de bebés o niños, pero los expertos aseguran riesgos ante la viralización, el acoso cibernético y demás problemas digitales. (CABA) La foto de un bebé o menor que llega a una red social está al alcance de cientos, miles de personas. Por ello, el suplemento de Moda de El País (España) advierte sobre riesgos para la integridad tanto de los chicos como de...

Padres y familias suben fotos y videos de bebés o niños, pero los expertos aseguran riesgos ante la viralización, el acoso cibernético y demás problemas digitales.

fotos nenes

(CABA) La foto de un bebé o menor que llega a una red social está al alcance de cientos, miles de personas. Por ello, el suplemento de Moda de El País (España) advierte sobre riesgos para la integridad tanto de los chicos como de su entorno familiar.

Para Gustavo Cánovas, director del portal Protégeles, los riesgos potenciales de exponer la imagen de los menores en redes sociales son tres. “Una vez que las fotos están en sitios no privados de Internet, y sitios no privados son prácticamente todos, pueden ser usadas para usurpar la identidad del protagonista, haciendo creer a otros que es él. Además, alguien puede utilizar las imágenes para acosarte, lo que conocemos como ciberbulling y, por último, pueden darse casos de morphing, la manipulación de la foto y con el fin de usar el rostro del menor superponiéndolo a otra imagen, del tipo que sea, y distribuirla”.

Fotos de menores en redes sociales “no” y sin excepciones. Es lo que opina Ana, madre de una niña de 7 años cuando dice: “Un no rotundo. Debemos protegerlos al cien por cien. No son monos de feria que exponer y los riesgos son más que a alegría de los amigos o la familia por ver una foto. Estoy especialmente sensibilizada y quizá vea fantasmas donde no los hay pero menos me aterroriza facilitarle el trabajo a degenerados a través de información o de fotos de mi hija y publicar su imagen me parece exponerla en un mercado”.

“Las fotos de los hijos acaban siendo un arma arrojadiza en procesos de separación o divorcio. Algunos padres parecen competir por ver con quién se lo pasan mejor, o quién genera más situaciones divertidas y los padre se acusan mutuamente. Lo peor es que cuando se dan cuenta de esto, los menores se sienten francamente mal. Subir fotos de sus hijos es un derecho que usan los padres, y no es delictivo, pero pasa por encima de los derechos del propio niño porque ese niño no es consultado sobre si quiere que toda su vida, desde que es una ecografía, esté una red social.”, asegura Cánovas.

Comentarios

Ingresa tu comentario