Buenos Aires, 24/03/2017

El Paseo de las Flores en Almagro resiste al paso del tiempo

A pesar de que el histórico mercado está cerrado, una clientela fiel visita los locales de las calles Sarmiento y Acuña de Figueroa; buscan calidad, variedad y buen precio

(CABA) Alrededor del galpón donde antes funcionaba el Mercado de las Flores, en Almagro, perduran numerosos locales que resistieron el cierre del lugar en 2002 y ofrecen desde margaritas y rosas hasta jacintos y tulipanes. Son una quincena de puestos sobre Sarmiento, entre Gascón y Medrano, y ocho puestos sobre Acuña de Figueroa, entre Sarmiento y Corrientes, que integran el llamado Paseo de las Flores. Precisamente, en la esquina de Acuña de Figueroa y Corrientes funcionaba el tradicional mercado y las veredas solían estar repletas de canastos con rosas.

2172340w640

El agradable recorrido, uno de los más pintorescos de la ciudad y con cada vez más visitantes, se puede rematar con un café en algunos de los bares típicos de la zona: La Orquídea o Las Violetas, que nacieron junto al antiguo mercado, al que le deben su nombre en honor a una flor.

Luego de la mudanza del galpón a Barracas (Olavarría 3240), sobrevivieron en este rincón de Almagro un grupo de florerías familiares que atienden desde hace más de 15 años tanto a clientes particulares como a los que compran al por mayor, en especial durante la noche o la madrugada, momento ideal para adquirir mercadería recién llegada.

Cuentan que en fechas clave, como el Día Internacional de la Mujer, el Día de la Madre y el Día de la Secretaria, aumentan considerablemente las ventas y se suman a las de la clientela fija: aquellos que compran para bautismos, casamientos o condolencias. Ceremonias en las que ante todo se respeta el color: el lenguaje de las flores inventado por los griegos, que indica que las rosas blancas son para los aniversarios, las rojas para amores apasionados y los jazmines para los cumpleaños.

“Los nardos y jazmines son las especies más aromáticas”, dice Raúl Agresti, florista, con más de 40 años en el rubro. Se jacta de surtir a estrellas de televisión como Mirtha Legrand. Pero los tiempos cambiaron y, “debido a un tema económico, ahora ya no son tan frecuentes las enormes coronas, sino que generalmente se piden simples bouquets”, explica Agresti. De todos modos, la intensa actividad que hay en su local deja en claro que al menos en Buenos Aires la tradición de regalar flores, nacida en Oriente, no se extinguió. NT

 

Comentarios

Ingresa tu comentario