Buenos Aires, 19/08/2017, edición Nº 2078

El Papa brindó dos minutos de atención a Cabandié y Carlotto

Breve encuentro entre Francisco y la titular de Abuelas en la Plaza San Pedro. Foto: twitter.com/bettapique (Ciudad de Buenos Aires) La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, acompañada por el Legislador Juan Cabandié, saludó hoy al papa Francisco al final de la audiencia general de los miércoles y le entregó una carta, en la que le pide que interceda para ayudarla a encontrar a los nietos...

Breve encuentro entre Francisco y la titular de Abuelas en la Plaza San Pedro.

 Foto: twitter.com/bettapique
Foto: twitter.com/bettapique

(Ciudad de Buenos Aires) La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, acompañada por el Legislador Juan Cabandié, saludó hoy al papa Francisco al final de la audiencia general de los miércoles y le entregó una carta, en la que le pide que interceda para ayudarla a encontrar a los nietos robados durante ña última dictadura, según ella misma había adelantado.

Carlotto, que se encontraba en el sagrato -una zona privilegiada a la que se acerca el Papa para saludar después de la audiencia-, estaba acompañada por Buscarita Roa, también integrante de Abuelas.

Carlotto, muy emocionada y vestida con un saco negro en el que tenía un prendedor con la foto de su hija desaparecida, Laura, le estrechó fuerte las manos al Papa, que se mostró con ella muy afectuoso y le dio un beso. Igual de cariñoso se mostró con Roa y Cabandié, que estaban junto a ella. A los tres les dedicó dos minutos de su tiempo.

Carlotto tendrá más tarde un encuentro con la prensa en la residencia del embajador argentino ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero, en el que dará más detalles del breve encuentro con el Sumo Pontíice.

La titular de Abuelas anticipó que le iba a pedir al Papa que “interceda” ante las autoridades de la Iglesia argentina para que “digan lo que saben” sobre los desaparecidos, y que le iba a dar una carta y una carpeta de los casos de los nietos buscados desde 1976 cuando comenzó la dictadura.

“Voy a darle por primera vez la mano a Bergoglio ahora Francisco, con emoción por supuesto, con el orgullo de que sea un argentino y con la esperanza de que nos ayude. Ahora es muy importante, tiene más poder y posibilidades de hablar por primera vez de nuestros desaparecidos y de nuestros nietos que estamos buscando, que no queremos morir sin abrazarlos”, declaró la dirigente ayer en Radio del Plata.

Carlotto sostuvo que la Iglesia argentina “sabe” lo que pasó durante la última dictadura y consideró que papa Francisco “ahora tiene el poder para pedirles que nos digan lo que saben y es la forma más concreta de saber también dónde están los nietos que fueron robados”. “Que [el Papa] nos ayude a encontrarlos a través de la Iglesia en Argentina”, reclamó.

Poco después de su elección como jefe máximo de la Iglesia, Carlotto expresó que el ex arzobispo de Buenos Aires “pertenece a la Iglesia que oscureció al país”, aunque días después dijo que su agrupación no hablaría más del tema y manifestó que tiene “abiertos los brazos y el corazón para escuchar”.

Por su parte, el jefe de bloque K porteño, Juan Cabandié, había dejado el recinto en marzo, cuando la Legislatura declaró su beneplácito por la elección del Papa argentino en Roma.

Comentarios

Ingresa tu comentario