Buenos Aires, 25/11/2017, edición Nº 1837

El mejor fotoperiodismo de 2011 en una muestra en el Palais de Glace

En la muestra anual de fotoperiodismo, que se realiza en el museo porteño de Recoleta, se exhibe desde este martes una selección de 270 fotografías sobre los acontecimientos más relevantes de 2011. (Ciudad de Buenos Aires) A comienzos de este año, el fotógrafo Alejandro Kirchuk ganó el prestigioso premio World Press Photo en la categoría “vida cotidiana” por un ensayo donde se dedicó a captar el amoroso acompañamiento de su...

En la muestra anual de fotoperiodismo, que se realiza en el museo porteño de Recoleta, se exhibe desde este martes una selección de 270 fotografías sobre los acontecimientos más relevantes de 2011.

(Ciudad de Buenos Aires) A comienzos de este año, el fotógrafo Alejandro Kirchuk ganó el prestigioso premio World Press Photo en la categoría “vida cotidiana” por un ensayo donde se dedicó a captar el amoroso acompañamiento de su abuelo Marcos a su abuela Mónica mientras el Alzheimer avanzaba sobre la mujer de manera lenta, dolorosa e inapelable. Por entonces Kirchuk comentó, durante una entrevista que le realizó Mercedes Halfon, que su formación provenía de dos fuentes distintas pero complementarias: la escuela de fotografía de Andy Goldstein y la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA). Decir que una pone el énfasis en la construcción de una mirada artística y la otra, en la foto como documento, sería reducir la complejidad del oficio fotográfico. Pero en definitiva, los fotorreporteros atraviesan esa tensión cada vez que captan imágenes. Y cada uno la resuelve de manera personal. Eso es lo que se advierte en el ensayo de Kirchuk y en el trabajo de otros 120 fotógrafos que integran la Muestra Anual de Fotoperiodismo-Período 2011. Organizada por ARGRA, esta exposición se inaugura este martes a las 19 en el Palais de Glace (Posadas 1725).

Coincide además con los 70 años que cumple la institución. Se trata de un conjunto de 270 fotografías que proponen una mirada sobre distintos acontecimientos, algunos perdurables en la memoria colectiva por su magnitud y otros, por el simple hecho de que alguien los registró. Así, por ejemplo, las consecuencias de las cenizas que produjo la erupción del volcán Puyehue en las provincias del sur conviven con el fervor popular tras la reelección de Cristina Fernández de Kichner pero también con los tarros de pintura que, durante unas horas, transformaron la zona de la autopista Illia en un lienzo impensado tras el vuelco de un camión. Y es que, muchas veces, la foto se vuelve testimonio histórico de grandes sucesos pero también, archivo de gestos pequeños que de otro modo hubiesen sido tragados por el olvido.

De todo ese caudal con el que un fotógrafo llega desde la calle hasta su lugar de trabajo, algunas cosas se publican en los medios y otras no. En ese sentido, la muestra de ARGRA es un modo de rescatar imágenes pero también, de revalorizar el oficio del fotógrafo más allá de las decisiones editoriales que se toman cada día en diarios y revistas. “Las fotografías exhibidas pueden no haber sido publicadas, y en muchos casos son iniciativas documentales de los autores que no encuentran espacio de difusión en los medios de comunicación masiva. Uno de los objetivos es brindar la oportunidad de exponer temáticas invisibilizadas, y así promover el ejercicio crítico y responsable de la profesión, ejerciendo la libertad de prensa y el derecho a la información”, explican los organizadores en el catálogo de la muestra.

La edición estuvo a cargo de un comité editor conformado por Carlos Bosch, Daniel Cáceres, Sandra Cartasso, Lorena Lucca y Jorge Sáenz, quienes realizaron la selección sobre un total de 2900 fotografías enviadas desde distintas provincias. “Para nosotros, es fundamental federalizar la asociación para que ARGRA crezca a nivel nacional”, le dijo su presidente, Raúl Ferrari, a Tiempo Argentino. Por eso, agregó, la exposición se inauguró en Rosario antes que en Buenos Aires y luego seguirá su recorrido por las ciudades de Córdoba, Villa Carlos Paz, Bahía Blanca, Ushuaia, Neuquén y Tucumán, entre otras.

De manera paralela, continuó Ferrari, “ARGRA sigue profundizando el debate sobre el rol profesional de los trabajadores”. De hecho, en 2011 realizó el Primer Encuentro Nacional de Reporteros Gráficos, en Chapadmalal. La muestra registra también ese momento con algunos retratos de fotógrafos, que por un rato abandonan su lugar detrás de la lente. Esto no es casual sino que forma parte de la campaña de ARGRA para que se reconozcan los derechos de los fotorreporteros en puntos tan básicos como el hecho de que cada vez que se publica una foto, esta deba ir acompañada del nombre del autor. “El asunto puede parecer mínimo para algunos pero no lo es, porque implica entender que las fotos no se sacan solas y que, tras cada foto, hay un trabajador cuya mirada es singular. Porque en la muestra también se advierte cómo los mismos hechos pueden ser relatados visualmente de manera distinta”, agregó el presidente de la institución.

Las imágenes fueron organizadas en las siguientes temáticas: actualidad, deportes, retrato, vida cotidiana, política, naturaleza, arte y espectáculos, y medio ambiente. Además se incluyen series de personajes notables o anónimos, como el de la vuelta de Charly García a los escenarios cuando llenó nueve Gran Rex (según el registro de Maximiliano Vernazza) o la vida austera de Pedro Mamani, un tucumano de 73 años que desde hace 40 vive en una cueva por decisión propia (según documentó Ezequiel Lazarte).

Entre los fotógrafos seleccionados se encuentran Daniel Baca, Hernán Mombelli y Maximiliano Luna, de Tiempo Argentino. Baca documenta una expedición por la cordillera de los Andes (que recrea la gesta del cruce de los Andes realizada por José de San Martín y su ejército en 1817 para liberar Chile), Mombelli retrató un partido de fútbol entre los jóvenes reclusos de la Unidad 47 de San Martín, y Luna un encuentro entre Hugo Chávez, Cristina y Dilma (cobertura para la agencia Télam). «

 HOMENAJE A JOSÉ LUIS CABEZAS

 Este año la muestra coincide con el 15º aniversario del asesinato de José Luis Cabezas. Por eso se incluye una serie de fotos tomadas por el reportero de Noticias (entre ellas, la que le tomó al empresario Alfredo Yabrán, señalado como instigador del crimen) y se proyectará un documental de Lola Ripoll. ARGRA fue la primera asociación civil en el país en ser aceptada como querellante en un juicio penal. La decisión de avanzar en los reclamos de memoria y justicia también se vio reflejada en otras actividades, como la muestra que se realizó el año pasado para conmemorar los diez años de los sucesos ocurridos en diciembre de 2001. (Gentileza: Tiempo Argentino)

Etiquetas: palais de glace, jose luis cabezas 15 años, fotoperiodismo argentino, recoleta.


Comentarios

Ingresa tu comentario