Buenos Aires, 17/10/2017, edición Nº 1798

El mejor cine judío y árabe se exhibe en salas porteñas

Con programaciones cuidadas bajo premisas de amplitud y variedad, el FICJA y el Latinarab traen a las carteleras de Buenos Aires una selección de films que permiten fortalecer los lazos de integración cultural en nuestro país. (CABA) Los otros no son sino nosotros en otro lugar.” La afirmación pertenece a Edgardo Bechara El Khoury, director y programador del Festival Latinoamericano de Cine Árabe (Latinarab) que comenzó el pasado jueves en...

Con programaciones cuidadas bajo premisas de amplitud y variedad, el FICJA y el Latinarab traen a las carteleras de Buenos Aires una selección de films que permiten fortalecer los lazos de integración cultural en nuestro país.

cine judio arabe

(CABA) Los otros no son sino nosotros en otro lugar.” La afirmación pertenece a Edgardo Bechara El Khoury, director y programador del Festival Latinoamericano de Cine Árabe (Latinarab) que comenzó el pasado jueves en la Ciudad de Buenos Aires y que se extenderá hasta  el próximo 12 en sus sedes del cine Gaumont, el Centro Cultural San Martín, la Alianza Francesa y el Auditorio Leonardo Favio de la Biblioteca del Congreso de la Nación.

Entrevistado por la periodista Astrid Riehn, de la agencia Dpa, El Khoury destacó que el Latinarab tiene como principal objetivo compartir historias y deconstruir “estereotipos estigmatizantes”. Lo curioso y paradójico es que tales afirmaciones también podrían servir para presentar al Festival Internacional de Cine Judío en la Argentina (FICJA), cuyas actividades se dividirán en dos sedes con fechas de inicio y cierre distintas: del 6 al 12 de noviembre en el complejo Cinemark de Palermo, y del 13 al 19 en el Cinemark de Caballito, dice Tiempo Argentino.

Ambos festivales proponen fortalecer desde el cine los lazos entre el multicultural gen argentino y dos colectividades fundamentales en la conformación de la identidad del país. “Siempre remarcamos que no traemos un cine ajeno o extraño”, afirma El Khoury, destacando que desde hace más de 150 años diferentes comunidades árabes comenzaron a asentarse en el país, hasta  convertir a la inmigración sirio-libanesa en la tercera corriente más numerosa del siglo XX en la Argentina.

Comentarios

Ingresa tu comentario