Buenos Aires, 22/11/2017, edición Nº 1834

El lujo porteño

En estos últimos años se creó una nueva moda en los edificios de la ciudad, los amenities, también llamados neo vecindarios son una novedad en el ámbito inmobiliario.

Escribe Sofía Quilici.

En estos últimos años se creó una nueva moda en los edificios de la ciudad, los amenities, también llamados neo vecindarios son una novedad en el ámbito inmobiliario.

Muchas de las personas que viven en Capital Federal, a la hora de buscar un departamento, prefieren aquellos que tengan pileta, salón de usos múltiples (SUM) y quincho para organizar fiestas y asados los fines de semana, pero otras deciden traspasar las barreras e ir por más. Es por eso que lo que buscan es un amenitie.

Este tipo de viviendas están construidas con el fin de tener todo al alcance de la mano y no precisar salir de la casa para realizar ciertas actividades tales como ir al gimnasio o a un spa. Estos lugares cuentan con determinados lujos que solo algunos privilegiados pueden pagar, como servicio de peluquería, jaulas de golf, guardería para nenes, chóferes, mayordomos, entre otros.

Si bien parece algo que todos querríamos tener a la hora de elegir un lugar, quienes residen en ellos y tomaron la decisión de costear estos servicios, afirman que son cosas realmente innecesarias y que casi ni se usan dentro del edificio, por falta de tiempo o para no causar disturbios.

Los amenities cuentan con alrededor de 50 pisos llenos de lujos y de servicios que brindan confort, pero lo que más llama la atención es la importancia que se le da al medio ambiente. Estas increíbles torres no causan tanto daño ambiental y algunos disponen de paneles solares, sistemas de reciclado de basura y agua, además de evitar el uso del aire acondicionado con vidrios UV para brindar una temperatura agradable.

Esta tendencia ya tuvo su lugar en otras partes del mundo como Nueva York y Miami, pero ahora se pueden disfrutar por varios barrios del suelo porteño como Recoleta, Palermo, Puerto Madero, Devoto, Belgrano, entre otros.

Comentarios

Ingresa tu comentario