Buenos Aires, 22/09/2017, edición Nº 1773

El kirchnerismo y Macri tienen las mismas prácticas

Margarita Stolbizer da su opinión sobre el caso Niembro.

La renuncia de Niembro llega tarde y es mero oportunismo electoral. Primero lo bancaron y recién cuando vieron que perdían votos, lo bajaron. Macri desperdició una oportunidad para mostrar que su cambio era real. Al final, es un cambio de papel.
La renuncia de Niembro es insuficiente porque Macri debe rendir cuentas, debe explicar por qué su gobierno otorgó a una empresa sin empleados contrataciones directas, sin licitación pública por cifras millonarias. Él y María Eugenia Vidal son las máximas autoridades de la Ciudad de Buenos Aires y por eso los responsables de las contrataciones millonarias a los amigos.
Una vez más el kirchnerismo y Macri demuestran ser socios -como en cada votación de la Legislatura-y tener las mismas prácticas. El contrato con Niembro no es diferente a los de Vandenbroele/Boudou/Ciccone. El cambio que promete Macri es de papel. Y si el cambio es de papel, son lo mismo unos y otros: el estado es un botín para los negocios y no una herramienta para que vivamos mejor.
Lo que jamás podemos hacer los argentinos es conformarnos. ¿Estamos cansados que los políticos roben? Entonces votemos a políticos que no roban. Porque robar está mal y punto. Ese es el cambio de fondo que necesita el país. Hay que terminar con lo que es más de lo mismo. Dos caras de una misma moneda.

Comentarios

Ingresa tu comentario