Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

El kichnerismo lanzó una grave denuncia contra la asociación de defensa de consumidores Adecua

En medio de los reclamos por los cortes de luz que afectaron a miles de usuarios en la ciudad de Buenos Aires y el resto del área metropolitana, el kicrchnerismo lanzó una cortina de humo para desviar la atención de los reclamos que impulsan las asociaciones de defensa de consumidores. (Ciudad de Buenos Aires) A través de la nota de tapa del diario oficialista Página/12,  denunció que la Asociación para...

En medio de los reclamos por los cortes de luz que afectaron a miles de usuarios en la ciudad de Buenos Aires y el resto del área metropolitana, el kicrchnerismo lanzó una cortina de humo para desviar la atención de los reclamos que impulsan las asociaciones de defensa de consumidores.

guillermo-moreno-sandra-gonzalez-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) A través de la nota de tapa del diario oficialista Página/12,  denunció que la Asociación para la Defensa de los Derechos de los Consumidores y Usuarios (Adecua) firmó acuerdos con seis bancos y financieras que cerraron juicios por indemnizaciones millonarias en favor de 1,7 millón de usuarios. Los convenios terminaron librando a las empresas de pagar 367 millones y el 99 por ciento se quedó sin nada. Además, según el informe firmado por el periodista David Cufré, Adecua habría cobrado casi 16 millones de pesos en concepto de honorarios.

La pelea entre el Gobierno y esta asociación tiene sus antecedentes: meses atrás, en septiembre de 2012, el secretario de Comercio Guillermo Moreno había echado a gritos a Sandra González de una reunión de entidades de consumidores, irritado por las interrupciones que González hacía al funcionario, que discutía la metodología de medición de la evolución de precios.

Siempre según el diario Página 12, Adecua celebró esos convenios entre 2010 y 2012 con los bancos Santander Río, Galicia, la financiera GMAC, el Banco Privado de Inversiones, la tarjeta CMR de Falabella y la Tarjeta Naranja. Como se indicó más arriba, los arreglos en sede judicial frenaron juicios colectivos en defensa de los usuarios. El 99,1 por ciento de los afectados no cobró nada, porque en definitiva los acuerdos, que interrumpieron los juicios colectivos que había iniciado la propia Adecua contra esos bancos y financieras, les “bloquearon” el derecho a un resarcimiento. Los abogados de la asociación, pese a ello, embolsaron 15,6 millones de pesos en concepto de honorarios, pagados por los bancos.

Los montos de las reparaciones para los clientes no eran significativos en términos individuales –entre 27 y 2 mil pesos, según el caso–, pero el agregado de miles de cuentas les habría costado a los bancos cifras muy elevadas. En la investigación sobre Adecua que lleva adelante la Subsecretaría de Defensa del Consumidor hay estimaciones sobre el punto. El Santander Río se ahorró de pagar alrededor de 131 millones de pesos, el Banco Galicia, 81 millones; la financiera GMAC, 73 millones; el Banco Privado de Inversiones, 65 millones; la tarjeta CMR de Falabella, 16 millones; y la Tarjeta Naranja, una cifra que aún no está determinada. El monto salvado por los bancos ascendió a 367 millones de pesos. Los usuarios recuperaron apenas 1,7 millón de ese total, el 0,5 por ciento, pero los abogados de Adecua cobraron en concepto de honorarios 15,6 millones de pesos, abonados por quienes antes eran los sujetos de las demandas. Esta última información surge de las respuestas que cinco de los seis bancos y financieras entregaron a la subsecretaría en el expediente que abrió para evaluar el desempeño de la asociación.

Sobre un universo de 1.736.499 clientes afectados en cinco de las entidades involucradas –Tarjeta Naranja aún no precisó el número de clientes potenciales que habrían tenido derecho a una reparación–, lograron que les devolvieran lo que les habían cobrado de más apenas 15.672, el 0,9 por ciento. Ese es el punto más vulnerable de Adecua, no en términos legales sino de comportamiento ético, según las razones que expondrá el gobierno para convocar otra vez al comité correspondiente.

La asociación de consumidores usa como escudo frente a eventuales reclamos judiciales el hecho de que los acuerdos que firmó con los bancos fueron homologados por un juez. Sería una defensa sólida, al menos en principio. Sin embargo, a Adecua le cuesta más explicar por qué no se ajustó a la misma Ley de Defensa del Consumidor que invocó para iniciar las causas. Allí dice taxativamente que, frente a demandas colectivas, todos los clientes tienen que recuperar el dinero que les cobraron de modo irregular con el mismo mecanismo que se usó cuando se efectuó el pago. Es decir, si fue un débito de la caja de ahorro –como ocurrió en la casi totalidad de los casos–, debió haber sido un crédito automático en la misma cuenta sin necesidad de que el usuario tuviera que someterse a ningún trámite. Esa es la razón de ser de los juicios colectivos: facilitar el cobro de indemnizaciones por montos bajos que de otro modo difícilmente serían recuperados, y evitar situaciones de abuso de las empresas, según coinciden especialistas en la materia y la mayoría de las asociaciones de consumidores.

Comentarios

Ingresa tu comentario