Buenos Aires, 22/11/2017, edición Nº 1834

El intento de violación a Verónica Llinás

La actriz contó el calvario que padeció a los 22 años cuando fue a hacer la denuncia a una comisaría.

(CABA) La actriz Verónica Llinás sorprendió en Twitter donde escribió sobre el intento de violación que sufrió a los 22 años y el pésimo trato que recibió en la comisaría cuando intentó hacer la denuncia.

Después de esos tuits, la actriz le detalló a “Teleshow” cómo habían sucedido los hechos y por qué decidió salir a contarlo ahora.

“Observo lo que pasa en la sociedad, donde hay un machismo demasiado naturalizado. No soy feminista, no me encuadro en ninguna organización, pero tuve necesidad de compartir una experiencia que había tenido”, manifestó la actriz al portal de Espectáculos de “Infobae”.

Y en relación al intento de violación que padeció a los 22 años, relató: “Era un ladrón, que como no pudo llevarse dinero, porque yo no tenía, quiso sacar otro tipo de provecho. No se concretó porque empecé a gritar y porque no era en realidad un violador. Pero lo importante de la anécdota fue lo que paso en la comisaría, donde me trataron como si hubiera sido la culpable de lo que pasó”.

Llinás siguió explicando: “Me hacían preguntas como si al acusado lo había mirado de alguna forma. Varios agentes me preguntaron y uno de ellos me dijo que no me recomendaba que hiciera la denuncia, porque si la hacía, estos interrogatorios sería aún peores. Yo, en ese momento, sólo quería irme de ahí y opté por no hacer la denuncia. Luego llegó el comisario, se hizo el contenedor y me propuso salir esa noche”.

Convencida de que las cosas siguen siendo igual de injustas para las mujeres, la actriz declaró: “Esa mentalidad no evolucionó del todo, sigue estando y no veo que haya cambiado mucho. Me pareció importante que lo contara. Me nació de golpe y, sin pensarlo, lo puse. El caso Micaela tiene que ver, porque está en la opinión pública. Me conmocionó, como me conmocionan muchas cosas, ella y la cantidad enorme de femicidios que hay. Hay una naturalización, tal vez la hubo siempre”.

“Durante muchos años no lo decía, después lo fui compartiendo con gente cercana, de a poco”, contó Verónica Llinás. Y agregó: “En ese momento tenía un novio, era inteligente, evolucionado, moderno y, sin embargo, se enojó conmigo por lo sucedido”.

Cuando le preguntaron cómo reaccionaría ahora si le pasara algo semejante, respondió: “Creo que haría la denuncia, hay una conciencia que antes no había”. Como cierre, dio un mensaje para las mujeres que son víctimas de esos delitos: “No caigan en las redes de la culpa, lo peor es el machismo de las mujeres, que hacen que la mujer en el fondo crea que se merece de alguna manera eso. Hay que hablar, contar, no aislarse, conectarse y pedir ayuda”.

MG

FUENTE: CLARÍN

Comentarios

Ingresa tu comentario